alnavio.es
Edición testing    25 de febrero de 2021

Política petrolera

Guillermo Ortega (ALN).- Desde finales de 2018 el gobierno de Nicolás Maduro inició un viraje en su política económica: eliminó el control y permitió cierta flexibilidad en la determinación de la tasa de cambio, introdujo un esquema de restricción monetaria, abandonó la política de control de precios y en materia petrolera le dio gran libertad a sus socios para que determinaran el rumbo del negocio, relajando la camisa de fuerza desde los tiempos de Rafael Ramírez, expresidente de Petróleos de Venezuela. Algunos pensaban que se trataba de un cambio a una especie de socialismo chino, en el cual el gobierno mantenía un control político rígido, mientras permitía que el mercado se encargase de los asuntos económicos. Era el momento de los optimistas anónimos.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Al margen de que el plan presentado para reactivar a PDVSA y la producción se cumpla o no, lo que hay que destacar es que el primer presidente chavista, el hijo de Chávez, el que propuso Chávez como sucesor, se da cuenta de que la PDVSA roja-rojita no funcionaba, y no tenía futuro. ¿Ahora qué va a hacer?

Pedro Benítez (ALN).- Maduro no es Lenin. Ha optado por permitir la liberación de áreas completas de la economía venezolana pero de contrabando. Sin decir que lo hace. No como parte de un giro estratégico en el camino hacia el socialismo bolivariano. En Venezuela hay una apertura económica caótica, sin articulación de ningún tipo. Sin respaldo en las leyes. Sin la restauración de los derechos de propiedad. El siguiente paso: la privatización drástica de lo que queda de la industria petrolera. El entierro definitivo del proyecto socialista y comunal de Hugo Chávez.
  • 1