EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Aquí hay 48 preguntas indispensables para la reconstrucción de Venezuela

    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp
    Share on telegram
    Marcha
    Las preguntas de la política no pueden quedar sin respuestas / Foto: WC

    Maryhen Jiménez (ALN).- Ningún pronóstico hecho durante la mal llamada IV República hubiese sido capaz de advertir la dimensión de la tragedia que padece Venezuela. Sentir desesperanza, miedo, duda, rabia, dolor e impotencia está más que justificado, sobre todo al presenciar como el autócrata sin pudor alguno destruye al país. Ante esta situación es urgente retomar viejas y nuevas interrogantes con el propósito de alimentar el debate sobre el inicio y la salida de la crisis venezolana.

    1- ¿Conocemos el origen de nuestra crisis?

    2- ¿Qué tan atrás debemos ir para comprender la crisis que vivimos actualmente?

    3- ¿Será que realmente queremos enfrentar porqué hemos caído cíclicamente en los mismos huecos y ahora en un abismo?

    4- ¿O estaremos más interesados en una solución rápida para no tener que enfrentarnos con los errores arrastrados por siglos?

    5- ¿Podemos decir como sociedad, que conocemos nuestra historia?

    6- ¿Queremos que todos la conozcan?

    7- ¿Estaremos dispuestos a conectarnos mejor con el surgimiento de nuestro país como República, como Nación y como Estado, para entender el rol que jugaron los libertadores en su momento?

    8- ¿Podremos lograr una relación de admiración sin obsesión por Simón Bolívar, y, por ende, con la figura del caudillo, y desde allí asumir nuestras propias responsabilidades y compromisos?

    9- ¿Será posible un reencuentro entre venezolanos de diferentes contextos sociales, culturales o económicos?

    10- ¿Podremos aceptarnos y perdonarnos por nuestros errores?

    11- ¿Tendremos la humildad y el coraje de reconocer que hemos fallado todos?

    12- ¿Tendremos la valentía de aceptar que el chavismo no es un error de la historia, sino fruto de ella misma?

    13- ¿Podrá la población del este de Caracas mirar hacia los cerros con respeto y voluntad de mejorar esa realidad?

    14- ¿Se podrá acabar algún día el odio que existe, y que deliberadamente se exacerban, entre diferentes estratos sociales?

    15- ¿Podrá un venezolano opositor darle la mano a un venezolano chavista sin prejuicios y viceversa?

    16- ¿Debe ser el perdón y la reconciliación el norte que dirija la política pos-transición?

    17- ¿Quién tiene la responsabilidad de que así sea?

    18- ¿Seremos capaces de desalentar la polarización o haremos de ella un nuevo negocio u oportunidad política?

    19- ¿Podrán aquellos que aseguran que hay un lado correcto de la historia, desistir de esta idea, para unir y no dividir más?

    20- Cuando se logre el cambio, ¿qué sistema político desearemos construir?

    21- ¿Será el liderazgo actual el que nos pueda conducir a una nueva democracia, o, por el contrario, necesitaremos nuevos políticos?

    22- ¿Qué sucederá con los antiguos partidos?

    23- ¿Se democratizarán?

    24- ¿Veremos más Rafael Caldera, más Carlos Andrés Pérez, más Luis Alfaro Ucero, o más Rómulo Betancourt que se retiró cuando fue necesario?

    25- ¿Podrán surgir alternativas políticas en las regiones que se dediquen a mejorar el desarrollo de sus propios estados?

    26- ¿Tendrán los políticos en la capital el interés de descentralizar nuevamente al país?

    27- ¿Cómo evolucionarán los medios de comunicación?

    28- ¿Habrá un mea culpa por los errores cometidos durante el período autoritario?

    29- ¿Surgirán medios que, en vez de alimentar narrativas de división y odio, busquen informar y educar a los venezolanos?

    30- ¿Veremos algún día una conformación de poderes que tenga como agenda el desarrollo de Venezuela y no únicamente intereses individuales?

    31- ¿Dependerá nuestra estabilidad nacional de los precios del petróleo?

    32- ¿Quién pondrá sobre la mesa la necesidad de impulsar las energías renovables y la lucha contra el cambio climático?

    33- ¿Cómo querremos presentarnos al mundo ‘el día después’?

    34- ¿Qué elementos formarán parte de una nueva política exterior?

    35- ¿Podremos desvincularnos del complejo de superioridad, que alguna vez nos caracterizó ante el resto de Latinoamérica?

    36- ¿Veremos con más respeto a los países del sur, ahora que han acogido a nuestros ciudadanos y han apoyado nuestra causa democratizadora?

    37- ¿Continuaremos analizando el mundo entre ‘buenos’ y ‘malos’, tal como lo hizo Hugo Chávez primero y luego y su sucesor?

    38- ¿Cómo podremos desarrollar un contrato social en el cual todos podamos ser parte de la nación?

    39- ¿Incluiremos a los millones de desplazados en este proyecto?

    40- ¿Cómo se definirá el venezolano o la venezolana del mañana?

    41- ¿Seremos un país incluyente y tolerante?

    42- ¿Lograremos una sociedad donde todos seamos iguales ante la ley, incluyendo la comunidad LGTBI?

    43- ¿Cuándo dejará de ser la igualdad de género más que un sueño?

    44- ¿Asumiremos que existe el racismo y que debemos combatirlo?

    45- ¿Le daremos el reconocimiento y los recursos necesarios a nuestras comunidades indígenas, o seguiremos explotando su hábitat sin consideración?

    46- ¿Serán ellos parte de la nueva Venezuela, o, por el contrario, continuarán solo apareciendo cuando sirvan a un propósito político?

    47- ¿Le haremos frente a tendencias neo-clasistas y aristocráticas que comienzan a develarse en las redes sociales?

    48- ¿Cuándo serán la humildad y la autocrítica parte de nuestro ADN?

    Es válido no tener todas las respuestas, pero no es opción huir de las preguntas. Cuestionar y deliberar no debe esperar el día de mañana. Si queremos dejar la era autoritaria atrás, debemos exigir al liderazgo político, que ponga en práctica el debate, la autocrítica y la tolerancia. Si no lo hace hoy, no lo hará una vez que llegue al poder.

    Deja un comentario