alnavio.es
Edición testing    10 de mayo de 2021

San Antonio del Táchira

Caleb Zuleta (ALN).- Un estudio realizado en campo, refleja en lo que se ha convertido la frontera de Venezuela y Colombia entre San Antonio del Táchira y Cúcuta. Es un análisis sobre la tragedia de la migración del venezolano. Porque migrar no es un paseo. Es confundirse con el delito. Con los riesgos. A veces es ir hacia el abismo.

Daniel Gómez (ALN).- Lo instaló la empresa Panda BTM. El cajero admite las criptmonedas bitcoin, bitcoin cash y dash, así como bolívares y pesos colombianos. Esta era una vieja ambición de los venezolanos. En enero de 2019 la firma Cryptobuyer probó suerte en Caracas, pero no funcionó.

Daniel Gómez (ALN).- La situación en San Antonio del Táchira, una ciudad venezolana fronteriza con Colombia, “es terrible”. Lo advierte a ALnavío el diputado Carlos Valero. Y es terrible porque a algunos vecinos, a aquellos que participaron en la operación de la ayuda humanitaria, les pintaron un círculo rojo en sus casas. Es la señal de que “ahí vive un opositor y que debe ser señalado y castigado”¿Por quién? Por los colectivos del régimen, denuncia Valero.

Ezio Serrano Páez (ALN).- Faltan 10 minutos para las seis de la mañana. El paso a Cúcuta, Colombia, se inició lento, hay apretujamiento y tensión. Por alguna jugarreta cruel de la geografía política, nuevamente desde el Oriente se desplazan grupos humanos buscando sobrevivir en Occidente. Una chocante evidencia del trasunto cultural que subyace en la dicotomía revolución vs. democracia. Lo que fue una amplia avenida abierta para dos países, ahora recuerda una vía con cuerdas para conducir el ganado a sus rediles. Faltan pocos metros para rebasar la línea limítrofe de Venezuela y Colombia. La oficina de inmigración y el Seniat, la oficina de impuestos, nos recuerdan que aún el Estado revolucionario nos puede tocar.
  • 1