alnavio.es
Edición testing    15 de mayo de 2021

Represión

Daniel Gómez (ALN).- “Estamos profundamente preocupados por los constantes y crecientes ataques contra organizaciones de la sociedad civil, defensores de los derechos humanos y periodistas en Venezuela”, dijo la portavoz del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Marta Hurtado.

Pedro Benítez (ALN).- Algo se mueve en las alturas del régimen de Nicolás Maduro. La fuga del dirigente opositor Leopoldo López hacia España ha desatado una nueva dosis de represión, pero también extrañas movidas en las alturas del poder madurista. El general Néstor Reverol, pieza clave en el aparato de represión, se suma a la lista de militares que han perdido la confianza del poder supremo en un determinado momento. El tiempo dirá si es definitivo o sólo como escarmiento temporal.

Pedro Benítez (ALN).- Del informe de la misión independiente de determinación de hechos, designada por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (CDH) para Venezuela, no faltará quien diga que aumenta “los costos de la salida” para los protagonistas principales del régimen de Nicolás Maduro. Es decir, es un incentivo adicional para que no abandonen el poder. Pero también se puede afirmar que aumenta los costos de seguir apoyándolos. Esta puede ser la razón por la cual Maduro movió cielo y tierra para que un representante suyo fuera parte de los 47 miembros del CDH en octubre de 2019. La misma instancia que designó la misión cuyo informe acaba de exponer (una vez más) el aspecto más siniestro de su régimen.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- En este espacio hemos insistido en cómo las políticas de Donald Trump implican una peligrosa regresión para los Estados Unidos en materia de derechos humanos y civiles, y el tema lo abordamos como parte de nuestro libro las 94 paradojas para pensar el Siglo XXI. En su momento, abordamos los terribles acontecimientos de Charlottesville como lamentable expresión de este retroceso, tras los cuales, por cierto, todo ha empeorado. Como si no fuese suficientemente difícil lidiar con la pandemia, ahora enfrentamos una crispación en el país, tras el asesinato de George Floyd, en Minneapolis.

Zenaida Amador (ALN).- Ante el próximo vencimiento de la vigencia del decreto de estado de alarma, que mantiene a Venezuela en parálisis general desde el 13 de marzo como medida para contener la expansión del Covid-19, se espera que las autoridades anuncien una flexibilización de la cuarentena. Sin embargo, hay una serie de factores, más allá de la enfermedad, que parecen estar pesando en esta decisión.

Zenaida Amador (ALN).- Amparado en un decreto de estado de alarma emitido el 13 de marzo, Nicolás Maduro puede restringir la libertad de tránsito, los derechos a la cultura, a la educación, al deporte y de reunión para tratar de contener la expansión del coronavirus. Sin embargo, la medida ha comenzado a tomar otros matices que, más allá del tema epidemiológico, parecen encubrir una intencionalidad política del régimen venezolano.

Zenaida Amador(ALN).- Desde el 13 de marzo, cuando en Venezuela se decretó el estado de alarma nacional por la aparición de Covid-19 en el territorio, Nicolás Maduro no ha escatimado en sus prácticas represivas y en sus violaciones a la libertad de expresión. La “furia bolivariana” va en escalada, sin importar si se trata de líderes políticos, médicos o periodistas. Para eso el régimen tiene en las calles a sus fuerzas especiales de seguridad a cargo de la represión.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Ha cometido dos errores Maduro. Tan estrategas los cubanos. Tan estrategas Maduro y Diosdado Cabello. Y cometieron este error: No asistir esta semana a la mesa de negociación en Barbados. Y con ese error, otro más. Y de paso plantear que el esquema de negociación tiene que ser cambiado. Las consecuencias de los errores de Nicolás Maduro, La Habana y Diosdado Cabello se verán pronto. Por lo pronto ya Guaidó comienza a cosechar, presionando. A Maduro le quedaría la carta de la represión. Más represión, la cual también tendrá consecuencias.

Zenaida Amador (ALN).- No importa que el mundo entero haya visto el 23 de febrero el peor rostro del régimen de Nicolás Maduro y la violencia que fue capaz de ejercer para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria en el paso fronterizo de Táchira entre Colombia y Venezuela, esa no es la historia oficial. Freddy Bernal justifica cada uno de sus actos que, aunque condenados por la comunidad internacional, son considerados una muestra de heroicidad por el chavismo.

Zenaida Amador (ALN).- La radicalización del régimen de Nicolás Maduro alcanzó un estadio superior este 23 de febrero a pesar de que los ojos del mundo estaban centrados en Venezuela. No sólo bloqueó el acceso al país de la ayuda humanitaria, sino que para hacerlo se valió de colectivos civiles armados y otros grupos de choque con saldo de al menos dos asesinados y 66 heridos. Maduro cerró la puerta a las opciones conciliadoras y, con su respuesta, lanzó un reto a la comunidad internacional.

Pedro Benítez (ALN).- Secuestros de menores de edad, detenciones arbitrarias, razzias en los barrios y ejecuciones extrajudiciales son el coctel represivo con que los brazos policiales que acatan a Nicolás Maduro ponen a raya la protesta popular en Venezuela. Mientras la comunidad internacional busca salidas políticas al drama venezolano, las siniestras Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) ponen en práctica su propia versión de la caravana de la muerte en los barrios más pobres del país.

Zenaida Amador (ALN).- “No quiero bonos, no quiero CLAP, lo que yo quiero es que se vaya Nicolás”. Esta es la consigna que se escucha en las reuniones callejeras, en los atestados vagones del metro y en las protestas espontáneas que se repiten en las barriadas de Venezuela. Puertas adentro de las cúpulas del chavismo la frase es evidencia de que el esquema de control social aplicado en los últimos años hace aguas en medio de una crisis sin precedentes. El margen de maniobra de Nicolás Maduro se acorta y sólo le resta apelar a las acciones represivas y al miedo.

LO MEJOR DE 2018

Leticia Núñez (ALN).- Ella, periodista. Él, ingeniero informático. Ambos amenazados por simpatizantes del régimen de Daniel Ortega. Los dos dejaron atrás su país por miedo. “Es perder todo de la noche a la mañana. Es deprimente, muy duro”, dice Engels, hijo de un sandinista desvinculado del Gobierno. Su hermano, de apenas 20 años, también ha tenido que huir a Costa Rica. Ahora, junto con su pareja Jeymi, buscan nuevas oportunidades en Madrid.

LO MEJOR DE 2018

Leticia Núñez (ALN).- La esposa de Daniel Ortega es más que la primera dama nicaragüense. Muchos ven en ella el auténtico poder, la mano que mueve los hilos. Es también la figura más impopular del país. 63% de los ciudadanos tiene una opinión negativa, máxime después del balance que ha dejado la represión gubernamental a las protestas: 512 asesinados y más de 4.000 heridos.

Leticia Núñez (ALN).- El presidente de Nicaragua se borra de la Asamblea de Naciones Unidas. Su nombre aparecía en la lista de oradores desde hace dos semanas, pero ya no está. Cancela su asistencia al gran foro mundial tras casi medio año de una crisis que ha dejado más de 500 asesinados y 1.300 desaparecidos. Mientras, la presencia de Nicolás Maduro continúa siendo una incógnita: de acuerdo al programa de la ONU comparecerá hoy, pero el mandatario lo puso en duda porque, según él, hay planes para asesinarlo.