alnavio.es
Edición testing    12 de mayo de 2021

Raúl Castro

Pedro Benítez (ALN).- Si bien no se puede afirmar que Cuba sea una dictadura militar, aunque está bastante cerca de serlo, los militares son la columna vertebral y el sostén del régimen. Ese apoyo cuesta y hay que pagarlo. Igual, y no por casualidad, que en Venezuela. Ese poder se ve reflejado en el extenso conglomerado empresarial que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR) controlan para su propio beneficio en la isla. Los Castro se van pero los militares se quedan.

Redacción (ALN).- Pese a su retiro, la opinión de Raúl Castro seguirá teniendo peso en el futuro del Partido Comunista de Cuba. Miguel Díaz-Canel, quien toma su relevo en el partido y es a su vez presidente del país, dice que seguirá consultándole asuntos "estratégicos".

Pedro Benítez (ALN).- En vísperas del VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), su primer secretario, Raúl Castro, reemplazó al ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), general Leopoldo Cintra Frías, de 79 años, por el jefe del Estado Mayor, Álvaro López Miera, de 77. Con esto Raúl Castro espera asegurarse un retiro sin sobresaltos del poder, mientras Cuba está sumida en su peor crisis económica desde el fin del Periodo Especial y con las protestas de una nueva generación que demanda más libertad multiplicándose.

Pedro Benítez (ALN).- El Movimiento San Isidro se ha convertido en la piedrita en el zapato de la más longeva dictadura que ha padecido el continente americano. Una nueva generación de cubanos que no han conocido a otros gobernantes que a los hermanos Castro, ni otro mensaje político o educación que la oficial, se rebela. Pacíficamente, pero de manera creativa, hacen sentir el descontento popular que contra el régimen comunista hay en Cuba.

Ysrrael Camero (ALN).- Una política global de promoción y defensa de la democracia, desde Europa y desde España, es la más coherente respuesta coordinada a las amenazas globales que el proyecto democrático está viviendo. Esto pasa por enfrentar esa tríada formada por Cuba, Nicaragua y Venezuela, con inteligencia y decisión. Ante una amenaza global a la democracia, global tiene que ser la respuesta.

Pedro Benítez (ALN).- No ha habido necesidad de invasiones armadas por parte del odiado enemigo para que los regímenes cubano y venezolano se rindan ante la insignia que representa a Estados Unidos en todo el mundo. Sus respectivas utopías revolucionarias se están entregando frente al todopoderoso dólar. El símbolo representativo de todo lo que prometieron derrotar. Es curioso, y al mismo tiempo revelador, que Cuba y Venezuela sean los países latinoamericanos más obsesionados con la moneda del odiado imperio.

Pedro Benítez (ALN).- Que la biología va a retirar del poder a Raúl Castro, de 89 años, es un hecho inevitable y casi inminente, pues están circulando rumores sobre su salud. De hecho, él mismo se comprometió a entregar su cargo de primer secretario del Comité Central del Partido Comunista en 2021. También es un hecho el calamitoso estado de la economía cubana que dejará el último de los hermanos Castro. Sin embargo, el auténtico temor de la cúpula es que se desate una lucha por el poder.

Pedro Benítez (ALN).- Para ser una dictadura de partido único, en la cual dos hermanos han compartido el poder total por seis décadas, resulta paradójico que en la nomenklatura gobernante cubana haya interés en el tan denostado (por ellos) proceso democrático de Estados Unidos. Conscientes de que en buena medida su destino se juega en las elecciones presidenciales estadounidenses, la élite gobernante de Cuba tiene sus preferencias divididas entre el presidente republicano Donald Trump, candidato a la reelección, y su retador demócrata, el exvicepresidente Joe Biden.

Guillermo Ortega (ALN).- Cuentan algunos economistas rusos que en tiempos de la Unión Soviética en realidad pocos veneraban el manual de economía política y, a la hora de resolver asuntos prácticos, preferían estudiar programación lineal o econometría. Al final eran herramientas más útiles que las arengas contenidas en el manual, utilizadas para catequizar desde los tiempos de Stalin. Igual sucede con los economistas cubanos. En las universidades de La Habana hay más interés por estudiar microeconomía o teoría monetaria que invocar los salmos de teoría marxista, quizás útiles para la crítica pero de escasa utilidad para resolver los problemas que aparecen en la gestión de gobierno.

Guillermo Ortega (ALN).- Desde finales de 2018 el gobierno de Nicolás Maduro inició un viraje en su política económica: eliminó el control y permitió cierta flexibilidad en la determinación de la tasa de cambio, introdujo un esquema de restricción monetaria, abandonó la política de control de precios y en materia petrolera le dio gran libertad a sus socios para que determinaran el rumbo del negocio, relajando la camisa de fuerza desde los tiempos de Rafael Ramírez, expresidente de Petróleos de Venezuela. Algunos pensaban que se trataba de un cambio a una especie de socialismo chino, en el cual el gobierno mantenía un control político rígido, mientras permitía que el mercado se encargase de los asuntos económicos. Era el momento de los optimistas anónimos.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Hoy escribimos sobre el tema de Cuba. Coincide con la controversia que originó, en la carrera por la presidencia de los Estados Unidos, el inexplicable comentario, por absurdo, del senador Bernie Sanders, quien reivindicó supuestos elementos positivos del régimen castrista, basado en los también supuestos logros de los programas de alfabetización en los inicios de la revolución cubana, programas que, al final, sirvieron de mecanismo de adoctrinamiento y opresión política. Después de seis décadas de revolución, Cuba sigue siendo el tema más controvertido de la política en el continente.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Hay conclusiones que pueden sacarse de la gira de Juan Guaidó por el mundo. Guaidó mantuvo una línea coherente en las reuniones que sostuvo con mandatarios, primeros ministros, líderes y cancilleres. Que se requiere más presión y que sólo esta podrá hacer posible que el régimen de Nicolás Maduro se incline por una “solución” política.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Ahora Evo Morales es más peligroso. El expresidente de Bolivia se destapó con las protestas desatadas a raíz del fraude electoral que cometió para mantenerse en el poder, al pedirle a sus seguidores que bloquearan las ciudades con “un cerco de verdad” hasta que inclusive faltaran los alimentos. Y se destapó la semana pasada cuando desde Argentina anunció que si volviera al poder procederá como Chávez, como Maduro, como el chavismo; que formaría milicias armadas. Pero Evo Morales también se destapa con el binomio que ha escogido para encarar el reto de las elecciones de mayo. ¿Qué pasa con el binomio de Evo Morales?

Zenaida Amador (ALN).- “Venezuela y Cuba relanzarán Petrocaribe para garantizar a los pueblos soberanía e independencia”, con ese titular reseñaron los principales medios estatales venezolanos el más reciente anuncio de Nicolás Maduro. Sin tapujos, sin disimulos: una estrategia común Caracas-La Habana para el Caribe.

Por Juan Carlos Zapata (ALN).- A un amigo le gusta este libro. Lo recomienda. Contra el Fanatismo no es un libro de cabecera pero hace las veces de guía de sencilla –no por ellos menos profundo- para entender el problema de los extremos y cómo enfrentar la lucha contra el fanatismo. ¿Venezuela sufre la tragedia de los extremos? ¿Fue el movimiento La Salida una posición extrema? ¿Quiénes se oponen al diálogo son extremistas? ¿Los que están dispuestos a marchar al Palacio de Miraflores y los dispuestos a defenderlo en contraofensiva al costo que sea son fanáticos?