alnavio.es
Edición testing    5 de diciembre de 2020

protestas

Pedro Benítez (ALN).- La semana pasada fueron las ciudades pequeñas las protagonistas de la nueva ola de protestas contra Nicolás Maduro, este lunes el motor de la movilización ciudadana en todos los estados y ciudades importantes de Venezuela fueron los maestros. Soliviantados por los salarios más miserables que docente alguno cobra en todo el hemisferio occidental, políticamente motivados y bien organizados en todos los rincones del país, salieron a las calles a desafiar la represión y la censura. Su demostración es la evidencia de una sociedad que no se somete y de que las protestas en Venezuela no se detendrán.

Pedro Benítez (ALN).- La población de los estados más pobres del país, los de la Venezuela profunda, muchos de los cuales fueron los bastiones electorales del chavismo, se rebela. Son los venezolanos que no se resignan a la “nueva normalidad” que Nicolás Maduro ha pretendido imponer, y tampoco se creen el relato que responsabiliza a las sanciones y al supuesto bloqueo imperial por la debacle nacional. Las protestas que se están desarrollando en las pequeñas ciudades de Venezuela son la expresión del profundo sentimiento de cambio que predomina en el país. Hay una demanda social, pero también hay una demanda política.

Zenaida Amador (ALN).- Este martes 5 de mayo 17 estados de Venezuela fueron afectados por una falla eléctrica y la respuesta oficial no se hizo esperar: hubo un ataque a las líneas de transmisión. Lo dice el régimen de Maduro a horas del intento frustrado de incursión terrorista contra Venezuela. Y es que las recientes operaciones de civiles y militares que buscaban montar una acción contra Nicolás Maduro, las cuales fueron desarticuladas y expuestas por el régimen, no solo le han abierto al chavismo las puertas para una nueva arremetida contra la disidencia, sino que le han vuelto a dar excusas para seguir en la permanente estrategia de no asumir responsabilidades por la crisis nacional.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Maduro presiona. En la calle y en las empresas. Maduro sigue el libreto. A la ofensiva. Como hasta ahora le ha funcionado, pues aprieta más. Pero la situación tiene un límite. La situación puede estallarle. La cuerda puede romperse.

José Guerra.- Upata, 23 de abril de 2020. Este pueblo del Sur de Venezuela está en la calle exigiendo comida. Mucha gente tomó la vía del saqueo de comercios para proveerse de lo que el régimen de Maduro le prometió y no cumplió. El saqueo nunca será un método para resolver los problemas de la falta de comida. En la acción cayó muerto en una de las calles un muchacho de 29 años. Recibió dos disparos en la cabeza. En el asfalto ensangrentado alguien escribió textualmente: “Muerto por hambre”.

Pedro Benítez (ALN).- Los motines del hambre sacuden a la Venezuela profunda. Ese país azotado por la carestía y abandonado a su suerte por el régimen chavista. El detonante del malestar es la manera corrupta y arbitraria como los funcionarios civiles y militares chavistas venden la gasolina y las cajas de los alimentos sociales, Clap. Mientras tanto, desde el centro del poder en Caracas, Nicolás Maduro mira con indiferencia confiado en su control sobre la Fuerza Armada Nacional y apostando a una población resignada. Dispuesto a imponer una “normalidad relativa y vigilada”.

Rogelio Núñez (ALN).- Detrás de las protestas, manifestaciones y marchas que recorren América Latina desde hace casi dos meses existe un común deseo y necesidad por parte de la ciudadanía de que la región se desarrolle, crezca, y que lo haga con equidad. Dado que para construir esa equidad hay que partir de un crecimiento y expansión previa, Latinoamérica se halla en el peor de los mundos para conseguir su objetivo: en estos momentos la región no crece -al menos no con la suficiente fuerza- y como consecuencia promover la equidad se convierte en un imposible.

Zenaida Amador (ALN).- En Venezuela hay tres agendas políticas moviéndose en simultáneo. Por una parte, están las gestiones para designar nuevas autoridades electorales, lo que pretende darle paso a una salida democrática al conflicto; por la otra, siguen las amenazas y las arremetidas de Nicolás Maduro para socavar las bases de la oposición y neutralizar cualquier gestión en su contra; y en medio de todo, el afán de Juan Guaidó por reactivar la protesta ciudadana para presionar la salida del régimen.

Moisés Naím (ALN).- Las protestas callejeras son como los incendios forestales que han aumentado en frecuencia e intensidad. Los expertos alertan que estos enormes incendios van a continuar y tendremos que aprender a vivir en ecosistemas propensos a incendiarse.

Caleb Zuleta (ALN).- Para Rafael Correa, el gobierno de Lenín Moreno está en “muerte clínica”. O peor, “está acabado”, y lo que haga, por ejemplo, revertir las medidas, lo hundirá más. Entonces, “el gobierno estaría más que muerto”. Lo que quiere decir Correa es que el presidente Lenín Moreno no tiene salida. Por ahora, goza de muerte vegetal.

Rogelio Núñez (ALN).- El Ecuador estable y gobernable de los últimos años bajo la hegemonía de Rafael Correa (2007-2017) y de su sucesor, Lenín Moreno, parece que ha llegado a un final abrupto. Ha vuelto a alzarse la sombra y el espectro de los años de la inestabilidad (1997-2007) en los que se sucedían golpes de Estado, levantamientos indígenas y caídas de presidentes.

Caleb Zuleta (ALN).- Rafael Correa carga contra Lenín Moreno. Señala que traicionó el programa político. El programa económico. Y se lo entregó a los grupos de poder. El expresidente le sale al paso a lo que dice el presidente Lenín Moreno que detrás de la protesta hay la operación de un golpe de Estado cuyo origen se encuentra en Nicolás Maduro y el propio Correa. Este apunta que Moreno sigue en la línea de echarle la culpa de todo lo que está pasando.

Daniel Gómez (ALN).- No le quedaba otra a Lenín Moreno, dice al diario ALnavío el investigador Rogelio Núñez. Las medidas económicas del presidente eran necesarias para la supervivencia de Ecuador. Aunque como agrega la experta Anna Ayuso, quizá le faltó mano izquierda. Es obvio que las medidas molestaron a la población. Va ya una semana de protestas, y se esperan movilizaciones masivas en Quito este martes. Y esto es un riesgo en un país en el que más de un mandatario ha caído ante revoluciones ciudadanas. ¿Está la Presidencia de Moreno en riesgo? De momento el presidente tiene algo a su favor, y es que no existe una alternativa clara a su liderazgo.

Moisés Naím (ALnavío).- ¿Qué tienen en común España, Israel y el Reino Unido? La incapacidad de formar gobiernos estables y capaces de gobernar. Y no son sólo estos tres países, los cuales, después de todo, cuentan con regímenes donde aún se respeta la división de poderes y los límites al poder del Ejecutivo. Como sabemos, sobran los países donde la disfuncionalidad política es mucho más grave. Pero hay más problemas cuyas respuestas no son normales.

Moisés Naím (ALN).- Este año, 33 países tendrán comicios presidenciales y 76 naciones, elecciones parlamentarias. Pero hay otra forma de expresión política que está mucho más de moda que las elecciones: las protestas callejeras.