alnavio.es
Edición testing    5 de diciembre de 2020

PDVSA

Pedro Benítez (ALN).- El diario Granma, medio oficial del Partido Comunista, acaba de informar que el Consejo de Ministros aprobó un nuevo ajuste económico para Cuba. Uno más desde que la economía entró en recesión en 2016 cuando se inició la progresiva caída del suministro de petróleo desde Venezuela. Bajo la hegemonía chavista, Venezuela fue el único país del mundo que compartió su gigantesco boom petrolero con otro Estado y ninguno de los dos lo supo aprovechar. Chavismo y castrismo han actuado como un solo gobierno y la consecuencia es el mismo fracaso.

Guillermo Ortega (ALN).- Desde finales de 2018 el gobierno de Nicolás Maduro inició un viraje en su política económica: eliminó el control y permitió cierta flexibilidad en la determinación de la tasa de cambio, introdujo un esquema de restricción monetaria, abandonó la política de control de precios y en materia petrolera le dio gran libertad a sus socios para que determinaran el rumbo del negocio, relajando la camisa de fuerza desde los tiempos de Rafael Ramírez, expresidente de Petróleos de Venezuela. Algunos pensaban que se trataba de un cambio a una especie de socialismo chino, en el cual el gobierno mantenía un control político rígido, mientras permitía que el mercado se encargase de los asuntos económicos. Era el momento de los optimistas anónimos.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Al margen de que el plan presentado para reactivar a PDVSA y la producción se cumpla o no, lo que hay que destacar es que el primer presidente chavista, el hijo de Chávez, el que propuso Chávez como sucesor, se da cuenta de que la PDVSA roja-rojita no funcionaba, y no tenía futuro. ¿Ahora qué va a hacer?

Juan Carlos Zapata (ALN).- La fuente dice. El resumen global es que el proyecto petrolero de Nicolás Maduro es una forma de deshacer todo lo que se hizo en los años de chavismo para volver a la PDVSA de 1998, la de la apertura de Luis Giusti y Rafael Caldera, y toda la democracia.

Por Juan Carlos Zapata (ALnavío).-Ese plan petrolero ya estaba en marcha. Desde 2019. Ahora Maduro, Tareck El Aissami y Asdrúbal Chávez quieren darle forma legal, y ampliarlo a otras áreas. En lo operativo ese es el plan que el 10 de diciembre del año pasado adelantó el diario ALNavío y que hasta ese momento le estaba dando resultados a PDVSA. Pero luego llegaron las sanciones. Luego se fue Rosneft. Luego otro capítulo de las sanciones, y esta semana Chevron anunció que se acogía a lo dictado por Estados Unidos: No producir ni comercializar más petróleo en Venezuela.

Leopoldo Martinez Nucete (ALN).- Para que estas medidas tengan éxito, es necesario que induzcan un cambio político ordenado en el corto plazo, o tendrían que ser parte de una estrategia integral que facilite una transición negociada en Venezuela. Pero si nada de eso sucede y el régimen resiste, la tormenta o toma el control de estos activos en poder de los licenciatarios, la decisión conlleva riesgos importantes para la causa por restablecer la democracia en Venezuela.

Zenaida Amador (ALN).- En su urgencia por sostenerse en el poder a cualquier precio Nicolás Maduro lleva meses alejándose de la línea ideológica del chavismo. Esa también es sacrificable. Sin recursos y con un modelo económico fracasado, le ha coqueteado a cualquier opción, incluyendo desandar el camino estatista de la industria petrolera. La PDVSA roja rojita de Chávez parece que pasará a la historia como el registro de un desatino.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El general Manuel Quevedo pasará a la historia como el hombre que enterró a PDVSA. Y lo hizo en tiempo récord. Petróleos de Venezuela ya estaba en crisis cuando Quevedo asumió la presidencia. Pero de él contará la historia que asumió la presidencia de la compañía cuando la producción estaba en 1,5 millones de barriles diarios, ¿y a cuánto la llevó? ¿En qué se transformó PDVSA?

Juan Carlos Zapata (ALN).- La rusa Rosneft ya había adelantado que se iba de Venezuela. Y Chevron podrá quedarse pero sin sacar petróleo de la Faja del Orinoco ni vender petróleo. ¿Cómo afecta esto la producción? ¿Podrá Maduro cubrir estas dos bajas en la ya menguada industria petrolera?

Zenaida Amador (ALN).- “A Venezuela no la detiene ni el petróleo a 10 ni a menos 10”, afirma Nicolás Maduro tratando de emular aquel grito de guerra que Hugo Chávez lanzó en 2009: “Pónganme el petróleo a cero y aún con eso Venezuela no entra en crisis”. El crudo marcador de Venezuela se cotizaba este martes entre 1 y 2 dólares. ¿Qué pasará?

Por José Guerra (ALN).- Venezuela enfrenta una situación fiscal explosiva. Los precios del petróleo luego del acuerdo de la OPEP lejos de recuperase se han desplomado hasta alcanzar -la cesta venezolana- el 17 de abril el irrisorio nivel de13 dólares por barril, con el cual no se cubren los costos de producción, situados en promedio cerca de 27 por barril.

Pedro Benítez (ALN).- Con las mayores reservas de petróleo del mundo, Venezuela sufre la peor escasez de combustible de su historia. Pero parece que Maduro no ve en eso un fracaso sino una oportunidad para reforzar el control sobre la población. Pero esa es una opción. Puertas adentro del régimen se debate y se puja por otra.

Juan Carlos Zapata (ALN).- La producción petrolera de Venezuela ya está en los mínimos de los mínimos. El precio del petróleo también. Para Petróleos de Venezuela, PDVSA, lo que marque el mercado tampoco es el precio real, porque está obligada a vender con descuentos. La producción hoy no supera los 350.000 barriles diarios. Y no hay gasolina en el país con las reservas de petróleo más grandes del planeta. La falta de gasolina es un problema económico, y también político.

Zenaida Amador (ALN).- Si bien Rusia ha sido un aliado estratégico del régimen de Nicolás Maduro, cada día se le hace más costoso seguir adelante con este apoyo. No se trata solamente del riesgo de que las sanciones de Estados Unidos impacten sus negocios, en un contexto global desalentador para el negocio energético, sino de que la Federación Rusa se está exponiendo a una pérdida milmillonaria en su apuesta por Venezuela. La salida de Rosneft no blinda al gobierno de Vladímir Putin en su arriesgada jugada de respaldo al chavismo.

José Guerra (ALN).- Hoy la economía está en un momento muy difícil por la propagación del coronavirus. Con la caída de los precios del petróleo, para Venezuela esta situación adquiere dimensiones de tragedia. Veamos.