alnavio.es
Edición testing    10 de mayo de 2021

Fidel Castro

Pedro Benítez (ALN).- Si bien no se puede afirmar que Cuba sea una dictadura militar, aunque está bastante cerca de serlo, los militares son la columna vertebral y el sostén del régimen. Ese apoyo cuesta y hay que pagarlo. Igual, y no por casualidad, que en Venezuela. Ese poder se ve reflejado en el extenso conglomerado empresarial que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR) controlan para su propio beneficio en la isla. Los Castro se van pero los militares se quedan.

Pedro Benítez (ALN).- El Movimiento San Isidro se ha convertido en la piedrita en el zapato de la más longeva dictadura que ha padecido el continente americano. Una nueva generación de cubanos que no han conocido a otros gobernantes que a los hermanos Castro, ni otro mensaje político o educación que la oficial, se rebela. Pacíficamente, pero de manera creativa, hacen sentir el descontento popular que contra el régimen comunista hay en Cuba.

Pedro Benítez (ALN).- Para ser una dictadura de partido único, en la cual dos hermanos han compartido el poder total por seis décadas, resulta paradójico que en la nomenklatura gobernante cubana haya interés en el tan denostado (por ellos) proceso democrático de Estados Unidos. Conscientes de que en buena medida su destino se juega en las elecciones presidenciales estadounidenses, la élite gobernante de Cuba tiene sus preferencias divididas entre el presidente republicano Donald Trump, candidato a la reelección, y su retador demócrata, el exvicepresidente Joe Biden.

Guillermo Ortega (ALN).- Cuentan algunos economistas rusos que en tiempos de la Unión Soviética en realidad pocos veneraban el manual de economía política y, a la hora de resolver asuntos prácticos, preferían estudiar programación lineal o econometría. Al final eran herramientas más útiles que las arengas contenidas en el manual, utilizadas para catequizar desde los tiempos de Stalin. Igual sucede con los economistas cubanos. En las universidades de La Habana hay más interés por estudiar microeconomía o teoría monetaria que invocar los salmos de teoría marxista, quizás útiles para la crítica pero de escasa utilidad para resolver los problemas que aparecen en la gestión de gobierno.

Pedro Benítez (ALN).- Independientemente de las disputas, divisiones y fracasos de la oposición, de la impotencia de la comunidad internacional para promover una transición en Venezuela o de la imaginaria narrativa que el chavismo pretende imponer, el factor real y fondo del cuadro político del país es el extendido hastío y repudio (fácilmente constatable) por parte de la población hacia Nicolás Maduro y su régimen. ¿Puede eso provocar por sí mismo un cambio político? Por supuesto que no. Pero ese mar de fondo es una invitación. Son las condiciones objetivas. Porque cualquier intervención externa o solución interna que desaloje a Maduro del poder será recibida con un enorme respaldo popular.

Aníbal Romero (ALN).- El avance de varios tanqueros iraníes hacia Venezuela, llevando en sus entrañas la gasolina que el régimen de Nicolás Maduro necesita angustiosamente, ha llevado a algunos a establecer paralelismos entre la situación actual y lo ocurrido en 1962, cuando Estados Unidos y la entonces Unión Soviética se asomaron al abismo de la guerra nuclear. El detonante de la llamada “crisis de los misiles” fue la instalación secreta en la isla de Cuba, a 90 millas de Estados Unidos, de misiles nucleares soviéticos con capacidad de golpear buena parte de las más importantes ciudades del coloso norteamericano.

José Guerra (ALN).- Los principales referentes del régimen de Nicolás Maduro han estado muy activos con la denuncia de la denominada Operación Gedeón con el objeto de cohesionarse internamente frente a lo que consideran una amenaza externa. Quien esto escribe no consiente la contratación de fuerzas pagadas para provocar invasiones o incursiones de naturaleza política. Esto es muy distinto, por ejemplo, de la participación de la Legión Británica encabezadas por el General James Rook, el coronel Henry Wilson y el teniente Daniel Florencio O`Leary en la guerra por la independencia de Venezuela.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Cuba está en crisis. Entró en crisis desde que el modelo chavista colapsó la economía, y destruyó la industria petrolera en Venezuela. Cuba es corresponsable de la crisis en Venezuela, y responsable de la suya propia donde, al igual que en Venezuela, escasean la comida, la medicina, la gasolina, las divisas y no funcionan los servicios públicos. De paso, llega el coronavirus por lo cual la crisis se hace más profunda. ¿Pero qué pasó con todo el dinero que recibió de Hugo Chávez y Venezuela?

Pedro Benítez (ALN).- El diario Granma, medio oficial del Partido Comunista, acaba de informar que el Consejo de Ministros aprobó un nuevo ajuste económico para Cuba. Uno más desde que la economía entró en recesión en 2016 cuando se inició la progresiva caída del suministro de petróleo desde Venezuela. Bajo la hegemonía chavista, Venezuela fue el único país del mundo que compartió su gigantesco boom petrolero con otro Estado y ninguno de los dos lo supo aprovechar. Chavismo y castrismo han actuado como un solo gobierno y la consecuencia es el mismo fracaso.

Hernán Castillo (ALN).- “Nada es tan peligroso como un Ejército en medio de una nación pacífica”, dice Alexis Tocqueville. Y de aquí partimos para decir que el tema esencial para comprender el proceso político venezolano, paradójicamente es uno de los temas menos estudiado por la sociedad civil. Me refiero a las relaciones civiles y militares y la seguridad y defensa del Estado democrático.

Rafael del Naranco (ALN).- De la obra de Gabriel García Márquez, uno, sentimentalmente, se aprieta con El amor en los tiempos del cólera, un viaje iniciático por el río Magdalena que le recordaría sus primeros pasos en los diarios de Bucaramanga con sus croniquillas de andar y ver.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Hoy escribimos sobre el tema de Cuba. Coincide con la controversia que originó, en la carrera por la presidencia de los Estados Unidos, el inexplicable comentario, por absurdo, del senador Bernie Sanders, quien reivindicó supuestos elementos positivos del régimen castrista, basado en los también supuestos logros de los programas de alfabetización en los inicios de la revolución cubana, programas que, al final, sirvieron de mecanismo de adoctrinamiento y opresión política. Después de seis décadas de revolución, Cuba sigue siendo el tema más controvertido de la política en el continente.

Juan Carlos Zapata (ALN).- La sentencia es firme: “Venezuela acabó por ser un peso político para las izquierdas, cada vez más y mejor aprovechado por las derechas para construir fantasmas de ‘venezuelización’. Frente a un escenario en el que el proceso venezolano resulta cada vez más alejado de visiones emancipatorias, gran parte de las izquierdas carecieron de herramientas teórico-políticas para dar cuenta de lo que estaba ocurriendo”. ¿Quién afirma esto?

Daniel Gómez (ALN).- No es sólo que el embajador de Cuba en Caracas sea considerado por Nicolás Maduro como un ministro más. Ni que las fuerzas de seguridad estén tomadas por funcionarios de La Habana. O que en Venezuela haya más de 25.000 cubanos “cooperando” con el régimen. La presencia cubana en Venezuela es más profunda.

Pedro Benítez (ALN).- Es una alianza de carácter político-económico que empezó con las FARC en Colombia, saltó a la Cuba de Fidel Castro, y ya en este siglo al régimen de Hugo Chávez en Venezuela. Ahora como un virus se reproduce, y no por casualidad, en el convulsionado Chile.