alnavio.es
Edición testing    26 de febrero de 2021

FAN

Pedro Benítez (ALN).- Dos décadas de polarización, persecuciones, cárceles, exilios, insultos, venganzas, miedos, mentiras y sectarismo promovidos por la retórica chavista, y que sus sucesivos adversarios no han podido (o no han querido) desmontar, han abierto un abismo de desconfianzas mutuas de tales dimensiones que impide que aun en una situación límite como la que se encuentra Venezuela cualquier posibilidad de acuerdo político sea posible.

Pedro Benítez (ALN).- A siete años del anuncio del fallecimiento de Hugo Chávez la gran pregunta es cómo ha sido posible que Nicolás Maduro no haya caído del poder. La respuesta probablemente sea muy sencilla: se le ha subestimado. A él en lo personal y a las fuerzas que lo han sostenido.

Pedro Benítez (ALN).- Peleas a golpes a plena luz del día entre funcionarios de distintos cuerpos policiales. Disputas, rivalidades y conflictos entre los distintos organismos de seguridad. Balaceras en la vía pública ante la atónita mirada de los transeúntes. Deserción de oficiales militares. No son hechos aislados sino recurrentes que indican un patrón y tienen una causa de fondo. Son una señal alarmante de descomposición.

Pedro Benítez (ALN).- Maduro pone a prueba la determinación de Juan Guaidó. Crecido por su gira internacional, Guaidó viene a agitar la bandera de elecciones presidenciales libres para movilizar la calle y sostener la presión externa. Paradójicamente Nicolás Maduro puede ser su principal aliado en este propósito. Prisionero de su estilo, el chavismo parece empeñado en convertir cada movimiento del joven presidente interino en todo un acontecimiento.

Pedro Benítez (ALN).- Nicolás Maduro no va a cambiar la estrategia que ha venido desplegando hasta no ver si en esta ocasión los Estados Unidos hacen algo más que dar declaraciones o amenazar con incrementar las sanciones. También va a esperar a ver si las potencias europeas van más allá de buenas palabras de apoyo moral a la causa que encabeza Juan Guaidó. Asimismo va a esperar a ver qué oferta de apoyo adicional le trae el canciller ruso Serguéi Lavrov en las próximas horas. Y también está midiendo el impacto que los acontecimientos de los últimos días tienen entre su propia gente a la que ofreció que la etapa de resistencia estaba por terminar.

Pedro Benítez (ALN).- Vladímir Putin, presidente de la Federación Rusa, ha decidido apostar por Nicolás Maduro. Pero tiene una condición: sacar a Juan Guaidó de la presidencia de la Asamblea Nacional (AN). Se sabe que es la presión rusa la que está detrás del repentino interés de Maduro por ponerle la mano a la AN en este mes de enero y no en 2021. Luego de meses de amagues y disimulos Putin muestras sus cartas con respecto a Venezuela. Son las que siempre usa, el engaño y la explotación de las debilidades de sus contrarios.

Pedro Benítez (ALN).- El nudo gordiano que no logra resolver el campo democrático en Venezuela es el enigma militar. Entre la Venezuela civil y la militar ha habido un abismo histórico que el chavismo ha usado (y usa) a su favor. Mientras la Fuerza Armada no le retire el apoyo a Maduro no hay transición en Venezuela y no lo hará mientras no vea una alternativa clara.

Pedro Benítez (ALN).- Dos sectores de la sociedad venezolana se cruzaron este jueves. Los estudiantes, el grupo más contestatario y movilizado de cualquier sociedad. Y los militares, los guardianes del orden. Todo estaba preparado para una confrontación que no ocurrió. Los dos ganaron. Los dos se cruzaron mensajes. Pero la tensión que acumula una sociedad llena de descontento sigue allí.

Pedro Benítez (ALN).- El proceso de repartir a girones pedazos del territorio nacional para mantener cohesionados a los dirigentes regionales del chavismo es una de las tácticas que Nicolás Maduro sigue para aferrarse al poder en Venezuela. Con lo que la promesa del socialismo del siglo XXI ha devenido en la instauración de una especie de feudalismo en pleno siglo XXI. Para esto Maduro paga con oro.

Pedro Benítez (ALN).- En política (como en la vida) se hace lo que se puede, no lo que se quiere. Se llama aceptar la realidad tal cual es y de allí intentar cambiarla. Es la lógica de la propuesta que Juan Guaidó, el presidente del Parlamento venezolano, reconocido como presidente interino del país por 55 países, ha presentado públicamente. Una solución salomónica.

Carlos Moreno (ALN).- Los ejercicios militares ordenados por Nicolás Maduro siguen su desarrollo. Muestran arsenal y equipos de guerra por redes sociales en una estrategia sin mucho fundamento de secreto militar. Pero nada de eso mueve más titulares y tensiones que la invocación del TIAR el lunes y las pruebas de la alianza del régimen con la guerrilla que correrán en la ONU por cuenta de Colombia.

Carlos Moreno (ALN).- Nicolás Maduro ya evalúa su “alerta naranja” y los ejercicios militares en la frontera con Colombia, hay imágenes en redes sociales oficiales que muestran a los soldados desplegándose y aportando incluso detalles de lugares, nada más lejos de una estrategia militar seria. El gobierno de Iván Duque, al contrario, no hace más mención a su “alerta máxima” y ninguno de los componentes militares publica fotos o vídeos de sus movimientos ni operaciones de defensa en la frontera. Ni siquiera los medios colombianos detallan información de cómo se desarrolla la logística de sus militares.

Pedro Benítez (ALN).- A medida que van pasando los días desde el anuncio de Iván Márquez de retomar las armas por parte de un grupo disidente de las FARC, va quedando en evidencia la naturaleza de la alianza que tiene la insurgencia colombiana con Nicolás Maduro, quien por lo visto no abandona el delirio continental revolucionario de Hugo Chávez.

Pedro Benítez (ALN).- La “unión cívico-militar” de la que por años se ufanó el chavismo como parte de su estrategia de hacer de la Fuerza Armada Nacional (FAN) el brazo armado del partido oficial, ha terminado en la represión sin límites de esa misma FAN. Tal como en el caso de las dictaduras comunistas, el auténtico enemigo es el descontento militar que Nicolás Maduro pretende aplacar por medio del terrorismo de Estado.

Pedro Benítez (ALN).- El PSUV, el alto mando de la Fuerza Armada Nacional de Venezuela, e incluso Cuba deberían tomar en serio la negociación que Donald Trump, por medio de su enviado especial Elliott Abrams, les ofrece. Después de todo siempre es preferible un mal acuerdo a una buena pelea. En esta última tienen todas las de perder, y Trump y Abrams no están jugando.