alnavio.es
Edición testing    7 de mayo de 2021

ETA

Daniel Gómez (ALN).- En 2020 todos los focos estuvieron puestos sobre el coronavirus. Pero no hay que olvidar que el drama del coronavirus ha sido agravado por el colapso climático, advierte la doctora Kat Kramer, líder de política climática de Christian Aid, en un reciente informe. “La buena noticia es que, al igual que hay vacuna para covid-19, sabemos cómo arreglar la crisis climática. Necesitamos mantener los combustibles fósiles bajo tierra, impulsar la inversión en energía limpia y ayudar a quienes están sufriendo en la primera línea”, sentenció.

Ysrrael Camero (ALN).- La posibilidad de que los votos de EH Bildu apoyen los Presupuestos Generales del Estado ha generado revuelo en la opinión pública, en los dirigentes políticos, el rechazo de altos dirigentes del PSOE, como Alfonso Guerra, y del presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, así como la crítica del presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, de Susana Díaz, Adrián Barbón o Javier Lambán. En el centro de las críticas la vinculación con la violencia de la desaparecida ETA.

Antonio José Chinchetru (ALN).- Cristina Vesteiro, Daniel Portero y Ana Velasco son tres de los más de 1.600 españoles cuyos padres fueron asesinados por ETA. ALnavío ha conversado con ellos después de que el grupo terrorista anunció una disolución que algunos ponen en duda. Los tres reclaman que se haga justicia, que no se dejen sin resolver todos los crímenes cometidos por la banda terrorista. Además, les resulta indiferente si ETA pide perdón o no por los crímenes que ha cometido.

Antonio José Chinchetru (ALN).- Mientras en España ETA anuncia su disolución (a pesar de que planea mantener en pie una nueva estructura para seguir activa aunque no atente), en América Latina aún hay varios grupos terroristas. La situación de unos y otros es muy desigual. En Colombia las disidencias de las FARC y el ELN mantienen su actividad, en Perú Sendero Luminoso está muy debilitado y el EZLN no atenta desde hace años en México. A todos ellos se suman los paramilitares fieles a los autócratas Nicolás Maduro y Daniel Ortega en Venezuela y Nicaragua. Además, en El Salvador la Corte Suprema de Justicia estableció en 2015 que las pandillas de maras se pueden considerar grupos terroristas. Sí se disolvieron los Tupamaros en Uruguay y la guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca.
  • 1