alnavio.es
Edición testing    18 de septiembre de 2020

Comunidad Ciudadana

Rogelio Núñez (ALN).- Sobre las elecciones de Bolivia va a planear la sombra de Evo Morales. Su hegemonía colapsó en octubre pero ni él ni su partido, el MAS, son cadáveres políticos. De hecho, desde su renuncia, Morales ha buscado cómo incidir en la situación interna: primero afirmando que deseaba regresar. Luego trasladándose de México a Argentina para estar más cerca de la evolución de los acontecimientos. Y ahora planeando la estrategia a seguir y evaluando quién es el mejor candidato masista para cuidar su herencia.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales se fue. Denunciando un golpe de Estado cívico, político, policial. Evo Morales no dice golpe militar. Habla en la carta de renuncia de golpistas. Así, de forma genérica. Se ve que Evo Morales no quiere enfrentar a los militares. De hecho, en la campaña electoral, mientras denunciaba que estaba en marcha un golpe de Estado, asistía a eventos militares, y visitaba cuarteles y guarniciones.

Rogelio Núñez (ALN).- Evo Morales nunca ha creído en la democracia liberal. Tras casi 15 años en el poder elegido (2005) y reelegido (2009 y 2014) en las urnas gracias a un viento económico favorable (el boom de los hidrocarburos), a una estrategia clientelar y a la cooptación de las instituciones, su raíz corporativista y autoritaria se había olvidado en el baúl de los recuerdos.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales tiene la ventaja. Todas las encuestas lo dicen. Pero falta el remate. En el comando de campaña del mandatario no están seguros de alcanzar el 40% de los votos este domingo y al mismo tiempo sacarle 10 puntos de ventaja al expresidente Carlos Mesa para así evitar la riesgosa segunda vuelta.

Rogelio Núñez (ALN).- El liderazgo de Evo Morales ha ido de la mano del predominio del Movimiento al Socialismo en el Legislativo que en 2014 consiguió 25 de 36 escaños en el Senado y 88 de 130 en la Cámara de Diputados: 113 puestos en la Asamblea de un total de 166. Esos tiempos parece que ya son historia y ahora en 2019 las encuestas sitúan a Evo Morales lejos del 50% y con muchas posibilidades de tener que disputar un balotaje, algo que no ocurrió en ninguna de las tres elecciones anteriores en las que fue el más votado.
  • 1