alnavio.es
Edición testing    18 de septiembre de 2020

Chevron

Juan Carlos Zapata (ALN).- Al margen de que el plan presentado para reactivar a PDVSA y la producción se cumpla o no, lo que hay que destacar es que el primer presidente chavista, el hijo de Chávez, el que propuso Chávez como sucesor, se da cuenta de que la PDVSA roja-rojita no funcionaba, y no tenía futuro. ¿Ahora qué va a hacer?

Leopoldo Martinez Nucete (ALN).- Para que estas medidas tengan éxito, es necesario que induzcan un cambio político ordenado en el corto plazo, o tendrían que ser parte de una estrategia integral que facilite una transición negociada en Venezuela. Pero si nada de eso sucede y el régimen resiste, la tormenta o toma el control de estos activos en poder de los licenciatarios, la decisión conlleva riesgos importantes para la causa por restablecer la democracia en Venezuela.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El general Manuel Quevedo pasará a la historia como el hombre que enterró a PDVSA. Y lo hizo en tiempo récord. Petróleos de Venezuela ya estaba en crisis cuando Quevedo asumió la presidencia. Pero de él contará la historia que asumió la presidencia de la compañía cuando la producción estaba en 1,5 millones de barriles diarios, ¿y a cuánto la llevó? ¿En qué se transformó PDVSA?

Juan Carlos Zapata (ALN).- La rusa Rosneft ya había adelantado que se iba de Venezuela. Y Chevron podrá quedarse pero sin sacar petróleo de la Faja del Orinoco ni vender petróleo. ¿Cómo afecta esto la producción? ¿Podrá Maduro cubrir estas dos bajas en la ya menguada industria petrolera?

Daniel Gómez (ALN).- El directivo de una multinacional petrolera que aún opera en Venezuela dice al diario ALnavío que “el problema de Rosneft es que pasó a hacerle de todo a PDVSA”. Empezó a comprarle más de la mitad de la producción. A venderle el petróleo en África, China e India. A pagar facturas viejas en nombre de PDVSA a otros proveedores. Y esto último, agregó la fuente, es lo realmente grave.

Zenaida Amador (ALN).- Nicolás Maduro acaba de formalizar una denuncia contra el gobierno de Donald Trump en la Corte Penal Internacional, argumentando que comete crímenes de lesa humanidad al aplicar sanciones contra su régimen. La medida es una más de las muchas acciones que ha intentado, de manera directa e indirecta, para que se flexibilicen las sanciones que le roban el oxígeno al régimen. Pero no es una campaña en la que está solo, sus aliados también lo acompañan en esto.

Pedro Benítez (ALN).- Maduro no es Lenin. Ha optado por permitir la liberación de áreas completas de la economía venezolana pero de contrabando. Sin decir que lo hace. No como parte de un giro estratégico en el camino hacia el socialismo bolivariano. En Venezuela hay una apertura económica caótica, sin articulación de ningún tipo. Sin respaldo en las leyes. Sin la restauración de los derechos de propiedad. El siguiente paso: la privatización drástica de lo que queda de la industria petrolera. El entierro definitivo del proyecto socialista y comunal de Hugo Chávez.

Juan Carlos Zapata (ALN).- En estos próximos días, Alí Moshiri estará viajando de Houston a Nueva York. Pero siempre con el foco puesto en Caracas. Porque Alí Moshiri, uno de los petroleros con mayor experiencia en el mundo, se prepara para entrar en grande en Venezuela. Este hombre conoce Venezuela y, por supuesto, conoce la dinámica del poder en los Estados Unidos. Por ello va a Nueva York. Tras la gestión de mucho dinero. Cientos de millones de dólares cuyo destino sería la Faja del Orinoco.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Las sanciones tienen un objetivo. Presión contra los funcionarios, líderes y familiares del régimen de Nicolás Maduro. Hasta que el régimen ceda. Hasta que Maduro entregue el poder. El impacto inicial de las sanciones en la industria petrolera de Venezuela fue de desconcierto. Tanto en Petróleos de Venezuela, ya destruida por el chavismo hasta el punto de bajar la producción a niveles mínimos históricos, como en las multinacionales que operan en el país. ¿Pero qué está pasando ahora?

Zenaida Amador (BCV).- Un Banco Central desmantelado y politizado, como casi todas las instituciones de Venezuela, había recurrido al silencio como forma de ocultar el colapso de la economía. Así se mantuvo por cuatro años, omitiendo estadísticas clave mientras apuntalaba la gestión expansiva del gasto público de Nicolás Maduro con una generación masiva de dinero sin responder a la realidad productiva del país. Y así fue hasta abril de este año cuando, por razones que todavía no han sido explicadas, el Banco Central de Venezuela comenzó a mostrar las cifras de la hecatombe.

Carlos Moreno (ALN).- Si Chevron es forzada a salir sus espacios serán ocupados por empresas que no son estadounidenses, dijo Ray Fohr, portavoz de la compañía. La empresa diseña estrategias para sortear las sanciones de Washington al régimen de Maduro que les dan oportunidad de negociar con PDVSA sólo hasta el 27 de octubre. ¿Continuará la exención como estrategia de EEUU o terminará definitivamente? Ahora Chevron ha tenido que suspender la mezcla de crudo en conjunto con PDVSA dada la acumulación de petróleo que no puede exportar.

Daniel Gómez (ALN).- En el tercer trimestre de 2018, las petroleras están de celebración: Petrobras gana 371% más. BP duplica el beneficio. Equinor también. Repsol registra ganancias récord. Shell y ExxonMobil superan la barrera de los 10.000 millones de euros. Y Chevron se quedó a punto de emular esta hazaña.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Con el paquetazo, Nicolás Maduro apunta ahora al corazón de lo que queda de propiedad privada. De los que quedan en resistencia. De los que no querían irse de Venezuela y ahora lo piensan. De los que ya comienzan a decir: bueno, sólo falta entregarles la empresa, y aquí está. Maduro apunta, también, hacia aquellos que quieran quedarse junto a él, los cuales, a su vez, no tienen garantía alguna, porque les puede pasar lo del empresario boliburgués Ricardo Fernández Barrueco con Chávez. Expropiado y preso.

LO MEJOR DE 2018

Juan Carlos Zapata (ALN).- Esta es una historia sobre Baldo Sansó, el cuñado de Rafael Ramírez, exZar de Petróleos de Venezuela, PDVSA. Y también sobre el propio Ramírez. Y Hugo Chávez. Es una historia de intrigas. Y de petróleo. De miles de millones de dólares. Es una historia extraña. De una escena loca. De cuando Chávez pateó la Faja Petrolífera del Orinoco. Así, literalmente la pateó. Y en perspectiva, el evento hoy se antoja premonitorio. Por la destrucción de PDVSA. Por el posible colapso de la Venezuela petrolera. Por la crisis de la Faja. Y porque casi todo lo que se planeó en torno al petróleo se convirtió en quimera.

Pedro Benítez (ALN).- Incapaz de cumplir sus obligaciones externas a tiempo, deteniendo arbitrariamente a ejecutivos de la banca privada y en medio del colapso económico y de servicios básicos del país el régimen de Nicolás Maduro retrotrae a Venezuela a la época caótica y bárbara de 1900.