alnavio.es
Edición testing    28 de octubre de 2020

Chavismo

Reinaldo Iturbe (ALN).- Toda la economía venezolana se ha reducido 75% con respecto a 2012, y la banca es uno de esos ejemplos de cómo el socialismo arrasa con todo.

Zenaida Amador (ALN).- Ante la llegada del 1 de mayo, Día del Trabajador, el régimen de Nicolás Maduro decretó un aumento salarial que dejó un mal sabor de boca. Reincidiendo en su práctica de imponer medidas inconsultas, elevó lo que llama “el salario mínimo integral” de 2,5 a 4,5 dólares mensuales en medio de una crisis sin precedentes y con el país paralizado por la cuarentena para contener el Covid-19. Desde el chavismo, para justificar tal nivel de depauperación del ingreso, se argumenta que en Venezuela se regalan los servicios públicos. ¿Qué más se puede esperar?

Pedro Benítez (ALN).- El chavismo tiene una habilidad enorme para vender sus derrotas como victorias. Con la finalidad de combatir el reciente rebrote hiperinflacionario, el pasado lunes Tareck El Aissami, vicepresidente de Área Económica de Nicolás Maduro, anunció que los precios, en dólares, de 27 productos fueron fijados de mutuo acuerdo con el sector privado. No en petros ni en bolívares. Por otro lado, Maduro anunció nuevas compensaciones salariales para los trabajadores…pero en bolívares. Todos estos anuncios se han hecho con un aire triunfalista y de mucho optimismo pese a que con los datos en la mano queda en evidencia quién ganó la guerra económica y que el dólar no fue el derrotado.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Maduro presiona. En la calle y en las empresas. Maduro sigue el libreto. A la ofensiva. Como hasta ahora le ha funcionado, pues aprieta más. Pero la situación tiene un límite. La situación puede estallarle. La cuerda puede romperse.

Pedro Benítez (ALN).- Los motines del hambre sacuden a la Venezuela profunda. Ese país azotado por la carestía y abandonado a su suerte por el régimen chavista. El detonante del malestar es la manera corrupta y arbitraria como los funcionarios civiles y militares chavistas venden la gasolina y las cajas de los alimentos sociales, Clap. Mientras tanto, desde el centro del poder en Caracas, Nicolás Maduro mira con indiferencia confiado en su control sobre la Fuerza Armada Nacional y apostando a una población resignada. Dispuesto a imponer una “normalidad relativa y vigilada”.

Ysrrael Camero (ALN).- La pandemia del Covid-19 no sólo ha cambiado las prioridades de los más diversos gobiernos, conduciendo a los ciudadanos a un confinamiento inédito en todo el mundo, sino que obliga a alterar sustancialmente la toma de decisiones de los líderes políticos venezolanos, se encuentren al servicio del régimen autoritario chavista o del gobierno interino de Juan Guaidó.

Pedro Benítez (ALN).- Una furia está a la vuelta de la esquina en Venezuela y no es precisamente “la bolivariana” con la que amenaza Diosdado Cabello a la oposición. El detonante puede ser el grave desabastecimiento de gasolina que ha paralizado al país. Esa es una crisis en desarrollo más urgente que una posible intervención militar extrajera.

Pedro Benítez (ALN).- Por medio de Mike Pompeo y Elliott Abrams, el gobierno de Estados Unidos ha asumido la propuesta de transición política que Juan Guaidó hizo pública en septiembre pasado y que luego dirigió a los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en una sesión de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela. No es una oferta que se le hace a Nicolás Maduro y a Diosdado Cabello. Se le hace a los gobernadores del PSUV, al Alto Mando Militar y al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), es decir, a la coalición cívico-militar chavista que sostiene a Maduro. ¿Es una oferta que no pueden rechazar? ¿Qué alternativas y escenarios tiene el chavismo?

Pedro Benítez (ALN).- A siete años del anuncio del fallecimiento de Hugo Chávez la gran pregunta es cómo ha sido posible que Nicolás Maduro no haya caído del poder. La respuesta probablemente sea muy sencilla: se le ha subestimado. A él en lo personal y a las fuerzas que lo han sostenido.

Pedro Benítez (ALN).- Ni la Fuerza Armada Nacional, ni la Milicia bolivariana, ni los colectivos, ni el ELN, nadie en Venezuela va a dar su vida para que Nicolás Maduro y Diosdado Cabello sigan en el poder. Y ellos menos que nadie. La historia del chavismo se ha caracterizado por poner pies en polvorosa ante cualquier amenaza real de fuerza. A la hora que se desenfundan las armas o amenaza con correr la sangre (de ellos) sus dirigentes siempre han huido y no hay nada que indique que en el futuro será distinto.

Juan Carlos Zapata (ALN).- En la biografía Bolívar, Libertador de América, escrita por Marie Arana, Hugo Chávez queda mal parado. Esta biografía ha sido elogiada tanto en Estados Unidos como en España. Es rigurosa. Pero se lee como una novela. Walter Isaacson dice: “Al fin Bolívar tiene la biografía que se merece”. Y The Washington Post señala que “el enfoque de Bolívar es magistral”. La autora nació en Lima, de padre peruano y madre norteamericana. Por 10 años fue jefa de la sección de libros del Post.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Timochenko es claro. Las FARC se acercaron al narcotráfico para financiarse. Pero después, el narcotráfico debilitó las bases del movimiento. Pudieron más los intereses económicos y el delito que la ideología y la revolución. Timochenko simpatizaba con Chávez. Pero como Chávez está muerto, esta lección del exguerrillero va con Maduro. Y con Cabello.

David Placer (ALN).- El exzar de PDVSA, el administrador de la riqueza petrolera del país durante 12 años, habla desde el exilio, desde un lugar desconocido. En esta entrevista exclusiva para el diario ALnavío, Ramírez le envía un mensaje a María Gabriela Chávez, aliada y amiga. La entrevista con Rafael Ramírez será publicada en entregas en las que destapa lo que piensa de Diosdado Cabello, de Nicolás Maduro, cómo el régimen madurista recuperó a los castigados por Hugo Chávez (como Delcy Rodríguez), cómo su primo Diego Salazar terminó siendo extorsionado y robado por los altos militares y cómo la casta de los bolichicos presidida por Alejandro Betancourt ha ido escalando en las cimas del poder no sólo en Venezuela sino también en el entorno de Donald Trump.

Pedro Benítez (ALN).- Nicolás Maduro se declara pecador. Admite las ventajas que implica el uso de facto que se está dando en Venezuela a la moneda emitida por la Reserva Federal de Estados Unidos. Ni yuanes, ni rublos, ni petros. El dólar ha vencido al socialismo del siglo XIX. La mano invisible del mercado y la lógica del capitalismo han vuelto a ganar. En su empeño por sobrevivir Maduro opta por el pragmatismo. Esto indica que dentro del régimen las cosas se mueven.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales dejó a Bolivia en el caos. Lo que hizo y lo que está haciendo forman parte del patrón del chavismo. Después de mí, el diluvio. Yo soy el único que garantiza la paz, decía Hugo Chávez en Venezuela. Yo soy el único que garantiza la pacificación, señala Evo Morales, desde su exilio en México. Hace una semana que Evo Morales se fue de Bolivia. Renunció. Y con él, el núcleo del poder. Pero Evo Morales dejó dadas y sigue dando las instrucciones a su partido, el MAS, y a los movimientos que lo respaldan, de cómo deben actuar para que la paz no vuelva a Bolivia, y sea llamado de vuelta a la Presidencia. Ya ha dicho, quiere volver con el fin de darle término al mandato. Esta puede ser una trampa más de Evo Morales. ¿Qué garantías hay de que suelte el poder?