alnavio.es
Edición testing    

España

Ysrrael Camero (ALN).- Hay un consenso general, en Europa y en gran parte del mundo, de que la salida de la crisis económica global derivada de la pandemia requiere de inmensas cantidades de inversión pública, planes de ayuda directa y un Estado activo para estimular el consumo y la producción. En España la aprobación del plan de ayuda directa para las empresas pasa por resolver una nueva diferencia dentro del gabinete. De los 11.000 millones de euros destinados a ayudar a los más afectados por la pandemia, entre 5.000 y 8.000 millones podrían dedicarse a ayudas directas.

La vicepresidenta Nadia Calviño dirige la gestión económica del gobierno / Foto: BME
La vicepresidenta Nadia Calviño dirige la gestión económica del gobierno / Foto: BME

Ysrrael Camero (ALN).- Los datos del mes de febrero respecto al empleo en España son preocupantes, aunque previsibles. El número de parados superó los cuatro millones, mientras que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES) se acercan a los 900.000 trabajadores. La dificultad para hacer compatible salud y economía conlleva una presión creciente sobre los gobiernos, tanto al nacional como a los autonómicos, para que reactiven la movilidad.

En febrero el número de parados subió en 44.436 personas / Foto: Pixabay
En febrero el número de parados subió en 44.436 personas / Foto: Pixabay

Pedro Benítez (ALN).- Hubo una época en que los políticos italianos envidiaban la estabilidad y previsibilidad de la joven democracia española. Eso cambió desde las elecciones generales de 2016, cuando se cumplió aquel pronóstico del expresidente Felipe González según el cual España se dirigía a “un Parlamento a la italiana, pero sin italianos para gobernar”. En ese sentido, los casos de corrupción que acosan al Partido Popular español recuerdan el destino que tuvo el gran partido de la centroderecha italiana a inicios de los años 90 del siglo pasado.

Pablo Casado intenta salvar la viabilidad electoral de su partido moviéndose al centro / Foto: PP
Pablo Casado intenta salvar la viabilidad electoral de su partido moviéndose al centro / Foto: PP

Ysrrael Camero (ALN).- Tanto Pere Aragonés, presidente del gobierno catalán, como Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, se encuentran sometidos a la presión recurrente de los partidos radicales que imponen agenda a cambio de votos. La aritmética parlamentaria en un escenario fragmentado le ha dado un peso político a organizaciones como Vox y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) en Parlamentos autonómicos y ayuntamientos que no se corresponde a su peso electoral.

Vox ha venido expresando la agenda de la extrema derecha populista de Europa / Foto: Vox
Vox ha venido expresando la agenda de la extrema derecha populista de Europa / Foto: Vox

Ysrrael Camero (ALN).- En el marco de la conmemoración de los 40 años del intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, salió humo blanco para los acuerdos de Estado entre el PSOE y el Partido Popular, que permiten la renovación de instituciones tan importantes como la Radio y Televisión Española, el Consejo General del Poder Judicial, el defensor del Pueblo, entre otros. Pablo Casado prosigue en su movimiento hacia el centro, y Pedro Sánchez consigue superar el bloqueo político.

Pedro Sánchez consigue superar el bloqueo y Pablo Casado se mueve hacia el centro / Foto: PP
Pedro Sánchez consigue superar el bloqueo y Pablo Casado se mueve hacia el centro / Foto: PP

Ysrrael Camero (ALN).- El martes 16 de febrero el rapero Pablo Hasél entró en prisión, tras ser condenado a nueve meses por enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona, condena a la que se agregarán más días en prisión, al no pagar la multa. Su detención y encarcelamiento funcionaron como desencadenantes de manifestaciones públicas por la libertad de expresión. Algunas de estas protestas derivaron en hechos de violencia.

La detención de Hasél ha generado fuertes manifestaciones / Foto: Captura Twitter
La detención de Hasél ha generado fuertes manifestaciones / Foto: Captura Twitter

Ysrrael Camero (ALN).- Las derechas españolas tienen una relación compleja con su pasado y con la política democrática. La elección de Pablo Casado como presidente del Partido Popular quiso ser un mensaje de renovación, al tiempo que marcaba un vínculo con el expresidente José María Aznar. Su retorno al centro parece empantanarse entre los escándalos de Bárcenas y el reto que plantean los ultras de Vox. No será una tarea sencilla, pero hay precedentes.

Pablo Casado está tratando de darle al PP una imagen renovada / Foto: PP
Pablo Casado está tratando de darle al PP una imagen renovada / Foto: PP

Ysrrael Camero (ALN).- Las últimas elecciones catalanas mueven el mapa político español. Con una baja participación, ha sido el Partido de los Socialistas Catalanes (PSC), con Salvador Illa a la cabeza, el más votado, obteniendo la mayor cantidad de escaños en el Parlament catalán. A pesar de ello la decisión de formar gobierno, o convocar nuevas elecciones, se encuentra en manos de la Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) de Pere Aragonés. ¿Podrán las maniobras parlamentarias romper la lógica identitaria y sacar a Cataluña de la deriva soberanista?

El PSC, liderado por Salvador Illa, fue la fuerza política más votada / Foto: PSC
El PSC, liderado por Salvador Illa, fue la fuerza política más votada / Foto: PSC

Ysrrael Camero (ALN).- Se equivoca Pablo Iglesias al negar que en España existe normalidad democrática. Con sus palabras, marcadas no sólo por un desesperado esfuerzo electoralista, sino también por un guiño a su votante tradicional, ratifica su lectura impugnadora de la transición democrática, que pretende justificar la ruptura propuesta por Podemos desde sus orígenes.

Pablo Iglesias ha defendido en varias ocasiones a regímenes autoritarios / Foto: @PabloIglesias
Pablo Iglesias ha defendido en varias ocasiones a regímenes autoritarios / Foto: @PabloIglesias

Ysrrael Camero (ALN).- Estamos en la recta final para unas nuevas elecciones catalanas, prueba de fuego para la política que ha desarrollado Pedro Sánchez desde Moncloa. El retorno de Salvador Illa, ahora como cabeza de lista del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), pretende romper con la dinámica identitaria que tanto daño ha causado a la convivencia democrática española.

La apuesta de Pedro Sánchez y Salvador Illa es que el independentismo retroceda / Foto: PSC
La apuesta de Pedro Sánchez y Salvador Illa es que el independentismo retroceda / Foto: PSC
0,28125