EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Perseguir objetivos puede ser una forma de esclavitud

    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp
    Share on telegram
    Escalera al éxito
    La carrera hacia el éxito puede volverse infinita / Foto: Pixabay

    Nelson Rivera (ALN).- Un capítulo del libro ‘Irresistible’, de Adam Alter, aborda la presencia, cada vez más intensa y multiplicada, de objetivos en todos los planos de la vida. En el contexto del libro, los objetivos están vinculados a las adicciones tecnológicas.

    Hay en Irresistible, el libro de Adam Alter dedicado a las adicciones tecnológicas, un capítulo titulado “Objetivos”. Habla de la presencia, cada vez más intensa y multiplicada, de objetivos en todos los planos de nuestra vida. Desde los tiempos en que los humanos luchábamos para sobrevivir, la civilización nos ha ido llenando de objetivos productivos, educativos, sociales y de todo orden. A comienzos de este siglo XXI, las personas vivimos, seamos o no conscientes de ello, bajo la lógica -cada vez más implacable- de los indicadores.

    En un gráfico estadístico, se muestra el resultado de una revisión hecha en los libros publicados en inglés entre 1800 y 2000. Se buscó la presencia de la frase ‘perseguir objetivos’ (goal pursuit) a lo largo de esos dos siglos. El gráfico es sorprendente: hasta 1950, la frase apenas aparece. A partir de entonces comienza a elevarse. Desde 1980, aproximadamente, se produce un salto vertical, revelador de una sociedad organizada, en lo primordial, alrededor de objetivos.

    Desde 1980, aproximadamente, se produce un salto vertical, revelador de una sociedad organizada, en lo primordial, alrededor de objetivos

    Alter publica a continuación otro gráfico estadístico, correspondiente a los mismos 200 años, pero esta vez dedicado al número de libros que incluyen la palabra ‘perfeccionismo’. A partir de 1830 y hasta 1840, se produce un leve aumento, que declina hacia 1860. Y así se mantiene hasta que, a partir de 1914, comienza una línea ascendente, que también dará un salto vertical hacia 1980, crecimiento que no ha cesado de producirse.

    Esta vida de objetivos, retos e indicadores implica un campo inmenso de temas que convocan nuestra atención: los indicadores hacen posible el cultivo de la excelencia, pero también los modelos de esclavitud de quienes quieren obtener las máximas ganancias al menor costo. En el contexto del libro de Alter, los objetivos están vinculados a las adicciones tecnológicas.

    Deja un comentario