alnavio.es

Este profesor argentino lanza una plataforma de e-learning que reta al sistema educativo

lunes 08 de febrero de 2021, 14:00h

Mariveni Rodríguez (ALN).- Y en esa calle de estío, calle perdida, dejó un pedazo de vida y se marchó... La letra de “Naranjo en flor” (Homero Expósito) es un duelo consigo mismo; también en la vida del profesor Leo Giménez, quien a sus 34 años decidió dejar la nostalgia bonaerense, los parques y cafés, el mate y los tangos, debiendo arropar su corazón con el ghetto que frecuenta en Barcelona mientras rema contra la corriente del modelo de enseñanza de Argentina y otros países con su plataforma de e-learning a cuestas: Go4clic.

Todo y más lo hace Leo Giménez por su vocación de docente / Foto: Cortesía
Ampliar
Todo y más lo hace Leo Giménez por su vocación de docente / Foto: Cortesía

Todo y más lo hace Leo Giménez por su vocación de docente. Y porque confía en que el desarrollo de su plataforma Go4clic permitirá que la enseñanza sea una experiencia de challenger: un reto de aprendizaje. Claro está, un desafío para diversos tipos de liderazgos y del sistema educativo imperante.

“A mis 20 años ya hacía de consultor para ver cómo las personas se transforman, crecen y aprenden con métodos de enseñanza menos ortodoxos y conservadores. Porque creo que los sistemas educativos han fracasado, que los maestros son superados por el río informativo que ofrece internet y las nuevas tecnologías, y que la educación debe ser más exploratoria y acorde a estos tiempos”, opina Leo Giménez criticando la manera en que se imparte educación en las escuelas.

“El futuro -enfatiza- ya está al alcance de un niño que juega con un móvil o un ordenador mejor que un adulto”, dice Leo Giménez en entrevista con ALnavío realizada por Meet desde Buenos Aires.

Leo Giménez rezuma tecnología por doquier. Su hablar es muy argentino y millennial, aunque él se siente identificado con todas las generaciones: los Baby Boom, X, Y, Z, los centennials, esos que intervienen su habla coloquial con códigos e interfases tecnológicas. Su esencia es platense, del barrio Tolosa, y aunque lo suyo es la educación, al fútbol le dedicó 25 años de su vida pero no puede decantarse por Messi o Maradona. “Son dos grandes y prefiero inclinarme por el buen fútbol. Me dediqué desde los cuatro años a este deporte de manera amateur-barra-semiprofesional y es algo, viste, que tenemos todos los argentinos”, dice sin dejar de lado el tecnicismo tecnológico.

La enseñanza del futuro en un clic

“Vengo de una formación tradicional. Pero un día vi cómo el hijo de un amigo que estudiaba en una escuela rural de la Argentina no sabía, a sus 10 años, el abecedario. Y me sorprendí, che… Pero, a su vez, vi cómo manipulaba el móvil de la madre y lo hacía mejor que yo. Eso me hizo pensar: ¿Cuál es la herramienta de aprendizaje del futuro? Y así empecé a enseñarle cosas con canciones y crear una herramienta tecnológica donde el aprendizaje se genera por challenger”, dice entusiasta Leo Giménez.

Giménez ha aprendido que remar contra la corriente del río (Río de la Plata) y llegar al mar (el Mediterráneo) para crear, asignar, acompañar, medir y vender Go4clic, es un juego de challenger (retos), como propone su plataforma de e-learning corporativa. Aunque también esto ha supuesto darse cuenta de que el sistema educativo está blindado y es muy espinoso cambiarlo, renovar o actualizar su metodología. Por esto, se ha dirigido a las empresas, en principio.

“Detrás de la plataforma hay un equipo pequeño de personas que hemos trabajado de sol a sol. Hemos pasado la fase de la muerte, pero al principio tuvimos que automotivarnos para continuar adelante. Mi familia me dio mucha fuerza. Comenzamos el proyecto en Argentina y al venirnos a España empezamos a ver que esta idea que podría ser considerada loca, funcionaba. Nuestros primeros clientes los captamos en Argentina y ahora tenemos en Chile, Uruguay, México, Colombia y España”.

Giménez explica que Go4clic ayuda a formadores, consultores y empresas a crear y vender cursos de formación online mediante un sistema que enciende a las audiencias y reta a los diversos liderazgos empresariales. “Procuramos que el espíritu de responsabilidad esté en el participante y no sólo en el formador. Además, usamos la mirada del otro, de sus compañeros de aula, para formar una red de co-creación y valoración de los desafíos creados”, sostiene Giménez saliendo en defensa del sistema de estudios on line y no presencial.

Detrás de la plataforma hay un equipo pequeño de personas / Foto: Cortesía

Soltar todo y saltar al vacío

“Yo aprendí a estudiar a pesar del sistema. Porque está formado para recortarnos las alas y no para diversificarlas. Me costó mucho memorizar; no encontraba sentido a las cosas que me enseñaban. La educación debe ser exploratoria y estimular la curiosidad. El profesor forma, pero en este momento es también un techo frente a internet”, observa.

Leo Giménez confiesa que este viaje a España ha sido un aprendizaje, una manera de evolucionar. “Salir de tu país es salir de tu lugar de confort, de tu familia y amigos. Y esto te hace más flexible. Cada viaje es un hito. Me vine con mi esposa embarazada de mi primera hija; ya tengo dos. Con la primera nos dijimos: soltamos todo y saltamos al vacío. Y así lo hicimos, vendimos todo y nos vinimos con nuestros ahorros. La segunda hija es generación pandemials”, repasa en su memoria Giménez.

Si la tecnología y la enseñanza son sus pasiones, Leo Giménez es también fan de los parques: La Ciudadela de Barcelona, su predilecta. “Me encanta el mar y los jardines. Nos vinimos a Barna sin conocerla. El mar nos enamoró. Buscábamos una ciudad conectada, jajaja… Pero vinimos en noviembre y ya en marzo estábamos en cuarentena. Al principio todo fue incertidumbre. Teníamos ahorros para un año, pero si uno está atento hay ángeles en nuestro camino que te ayudan, apoyan, guían y acompañan hasta cierto punto”.

Leo Giménez parece saber la letra del tango y la aplica: “Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y al fin andar sin pensamiento...”. Así, este joven bonaerense, docente por convicción, un día decidió recorrer con su familia 10.665 kilómetros para probar suerte y cambiar el modelo de educación. Su invento no ha llegado a las escuelas, aún. Pero hoy procura que la enseñanza sea más digitalizada que presencial, que consista en una experiencia, más que un ejercicio de memorización, y que proponga retos que enciendan la inteligencia colectiva creando grupos de trabajo colaborativos e interactivos. ¿Cómo? Haciendo clic en https://www.go4clic.com/

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios