alnavio.es

¿Los jóvenes son más resistentes al coronavirus? En América Latina no y el BID explica por qué

miércoles 16 de diciembre de 2020, 12:00h

Daniel Gómez (ALN).- Advierte el Banco Interamericano de Desarrollo que de los cinco países en desarrollo con el mayor número de muertes entre adultos jóvenes por coronavirus, cuatro se encuentran en América Latina. Son Brasil, Colombia, México y Perú. Y si se comparan estos datos con naciones desarrolladas como Francia, Gran Bretaña, Italia, España y Estados Unidos, la situación de Latinoamérica es todavía más preocupante.

Los jóvenes de América Latina sufren más el covid / Foto: WC
Los jóvenes de América Latina sufren más el covid / Foto: WC

Latinoamérica es una región joven en comparación con Europa y Norteamérica. Y si al principio esto parecía una ventaja en la lucha contra el coronavirus, los datos muestran que no es exactamente así, apunta el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En un estudio reciente de los investigadores Juan Pablo Chauvin, Annabelle Fowler y Nicolás Herrera, los tres del BID, se muestra cómo en los países en desarrollo los grupos de edad más jóvenes representan “una proporción significativamente mayor” de muertes por coronavirus en relación a los países con altos ingresos.

Sirva como la comparación entre Colombia y Estados Unidos. Por cada 100 muertes por covid-19 en el país suramericano, cerca de 30 corresponden a personas menores de 60 años, mientras que en EEUU sólo 12 de cada 100 muertes por el virus corresponden a ese mismo grupo.

Esto es así en Colombia y también en Brasil, México y Perú. De hecho, estos cuatro países copan el top-5 de muertes entre adultos jóvenes por coronavirus en países en desarrollo, junto con Sudáfrica.

¿Pero por qué ocurre esto? ¿Por qué en Latinoamérica los jóvenes han sufrido tanto el coronavirus? Las tasas de recuperación más bajas y los mayores índices de contagio tienen la respuesta, según el BID.

Tasas de recuperación más bajas

La investigación encontró que “las poblaciones más jóvenes tienen relativamente menos probabilidades de recuperarse en los países en desarrollo que en los países ricos”.

Por un lado, está el acceso a atención médica de los pacientes en estado crítico. Si bien en Colombia y Mexico los pacientes que reciben un diagnóstico positivo de coronavirus tienen más probabilidades de ser hospitalizados que en Canadá y en Estados Unidos, el problema está en el internamiento de estos pacientes en unidades de cuidados intensivos, conocidas como UCI.

“Nuestro análisis sugiere que esto no se debe a que los pacientes jóvenes y de mediana edad en México y en Colombia necesiten menos cuidados intensivos. Al contrario, tienden a desarrollar complicaciones más severas de la enfermedad que las personas de esa misma edad en Canadá y Estados Unidos. El acceso relativamente más bajo a la UCI parece reflejar una oferta más limitada de dichos servicios en estos países de América Latina.

Por otro lado, el BID apunta a una mayor prevalencia de condiciones médicas preexistentes en América Latina. Que en la región existan más enfermedades renales crónicas, más trastornos neurológicos, más VIH/SIDA, más tuberculosis, “explica en gran medida la mayor mortalidad de personas que no son de la tercera edad que se observa en los países en desarrollo”.

Mayores tasas de contagio

Que los adultos de mediana edad latinoamericanos mueran más que en otros países en desarrollo también está relacionado con la incidencia del virus en la región. Los datos presentados en el estudio así lo demuestran.

“Encontramos evidencia indirecta que apoya esta explicación al examinar datos de más de 1.400 ciudades brasileñas. Las variables que otros estudios han vinculado a una propagación más rápida de la enfermedad –como el hacinamiento residencial, el acceso al agua corriente y la informalidad del mercado labora – también están vinculadas a una mayor proporción de la población que no es de la tercera edad en el total de muertes por coronavirus de cada ciudad”, apuntan los investigadores.

También citan una encuesta serológica hecha en 133 ciudades brasileñas que deduce que la propagación de la enfermedad es mayor entre adultos jóvenes.

Con todo, concluyen: “Nuestro trabajo muestra que en los países en desarrollo la edad puede no ser un indicador suficiente del riesgo de mortalidad por covid-19. Nuestras respuestas a la crisis deben prestar especial atención a otros factores, como las condiciones médicas preexistentes, las condiciones de vivienda y el acceso a la atención de la salud, a fin de proteger la vida de las personas a medida que avanzamos hacia la tan necesaria recuperación económica”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios