alnavio.es

Por qué la Interpol acepta la orden contra el exministro Arturo Murillo si rechazó la de Evo Morales

lunes 30 de noviembre de 2020, 10:00h

Daniel Gómez (ALN).- Arturo Murillo, ministro de Gobierno de Bolivia durante la presidencia de Jeanine Áñez, se encuentra en paradero desconocido, mientras la justicia de su país lo reclama para investigar un caso de corrupción. Por eso la Interpol activó el “sello azul”, que permite a los 194 países del organismo colaborar para establecer la ubicación exacta de Murillo. Cabe recordar que cuando Murillo estuvo en el gobierno también pidió la ayuda de la Interpol para activar una orden de captura internacional contra Evo Morales. Esta fue rechazada.

El exministro está en paradero desconocido / Foto: Gobierno de Bolivia
Ampliar
El exministro está en paradero desconocido / Foto: Gobierno de Bolivia

Cuando Arturo Murillo era ministro de Gobierno de Bolivia presionó a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) para que activara una orden de detención contra el expresidente Evo Morales. Esta fue rechazada hasta en dos ocasiones. En ambos casos la negativa se debió a que uno de los delitos por los que acusaban a Morales, el de sedición, era considerado de orden político, y como dicen los estatutos de la Interpol, “está rigurosamente prohibida toda intervención en asuntos de carácter político”.

Ahora es Murillo quien está siendo reclamado por la Interpol, que activó un “sello azul” en su contra. Esto permite a la policía trabajar con los países socios para dar con la ubicación exacta del exministro, quien se encuentra en paradero desconocido mientras la justicia boliviana le reclama en los tribunales por un caso de corrupción.

Murillo abandonó Bolivia cuando Luis Arce, exministro de Evo Morales y representante del Movimiento Al Socialismo (MAS), juró como presidente.

Murillo sabía que tendría que enfrentarse a la justicia una vez abandonara el ministerio. El pasado junio, la Fiscalía de La Paz admitió una denuncia en su contra por la presunta compra con sobreprecio (5,6 millones de dólares) de unos gases lacrimógenos para la Policía y el Ejército. Estos los adquirió junto al ministro de Defensa, Luis Fernando López, quien también se encuentra en paradero desconocido y también es reclamado por la Interpol.

Efectivamente ocurrió lo que Murillo sospechaba. Que con Arce en la presidencia el caso de los gases lacrimógenos echaría a andar en los tribunales. Así que para evitar su detención el exministro huyó.

Aunque se sospecha que se encuentra en Estados Unidos, se desconoce su ubicación exacta.

“La solicitud boliviana fue aceptada por Interpol, con sede en Francia, por tanto, se activó el sello azul para las exautoridades y los 194 países integrantes de la Organización Internacional de Policía Criminal cooperarán con sus ubicaciones”, explicó el director nacional de Interpol-Bolivia, Pablo García.

El “sello azul” permite que los 194 países que cooperan con la Interpol trabajen para establecer el lugar exacto donde se encuentra Murillo.

Este distintivo es diferente al que intentó activar Murillo contra Morales. Entonces se pidió “sello rojo”, que solicitaba una orden de captura. Tampoco le hacía falta el “sello azul” porque Morales nunca ocultó su paradero cuando abandonó el país tras el fraude electoral de octubre de 2019.

Es importante precisar que Murillo también puede ser reclamado con el “sello rojo”. Una vez lo encuentren, explicó el director de Interpol-Bolivia, la información será procesada y remitida al Ministerio Público y en ese marco, la autoridad jurisdiccional deberá requerir la activación del ‘sello rojo’ para que se emita la orden de captura internacional”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios