alnavio.es

El coronavirus roba 4 meses de escuela a los niños de países pobres y 6 semanas a los de países ricos

lunes 02 de noviembre de 2020, 10:00h

Redacción (ALN).- La pandemia está acelerando las desigualdades. También en la educación. Un informe elaborado por agencias de la ONU y el Banco Mundial en 150 países determinó que las naciones de bajos ingresos tienen que priorizar la reapertura de las escuelas. De lo contrario, los niños seguirán perdiendo días de formación.

A los niños con ingresos bajos se les complica ir a la escuela / Foto: Unicef
Ampliar
A los niños con ingresos bajos se les complica ir a la escuela / Foto: Unicef

“Hay que priorizar la reapertura de las escuelas y proporcionar clases de recuperación”, dijo Robert Jenkins, jefe de Educación de la Unesco, en una rueda de prensa. Y lo dijo porque “en los países de ingresos bajos y medianos bajos el acceso limitado al aprendizaje remoto, el aumento de los riesgos de recortes presupuestarios y los planes retrasados ​​en la reapertura han frustrado cualquier posibilidad de normalidad para los escolares”.

Sus palabras surgen tras el último estudio elaborado por las agencias de Naciones Unidas para la infancia y la cultura, Unicef y Unesco, con el apoyo del Banco Mundial. Un informe con encuestas realizadas en 150 países que demostró cómo los niños de países pobres habían perdido cuatro meses de escuela de media, mientras que el promedio de los niños de países ricos fue sólo de seis semanas. Pero este no es el único hallazgo preocupante:

- Bajo impacto de las medidas de aprendizaje a distancia. Sólo uno de cada cinco países de bajos ingresos informó que los días de aprendizaje a distancia cuentan como días escolares oficiales, reconociendo el bajo impacto de las medidas de aprendizaje a distancia, en comparación con las tres cuartas partes de los países a nivel mundial.

- Menos presupuesto. De los 79 países que respondieron a preguntas relacionadas con la financiación, casi el 40% de los países de ingresos bajos y medianos bajos ya han experimentado o prevén reducciones en el presupuesto de educación de su país para el año fiscal actual o el próximo.

- Los maestros no monitorizan el aprendizaje de los niños. La mayoría de los países informaron que los maestros supervisan el aprendizaje de los estudiantes, una cuarta parte de los países de ingresos bajos y medianos bajos no realiza un seguimiento del aprendizaje de los niños.

- Sin fondos para implementar medidas de seguridad. La mitad de los encuestados en países de bajos ingresos informaron que no tenían fondos suficientes para medidas de seguridad como instalaciones para lavarse las manos, medidas de distanciamiento social y equipo de protección para estudiantes y maestros.

- Distintas exigencias. Más del 90% de los encuestados de ingresos altos y medianos altos exigieron que los maestros continuaran enseñando durante el cierre de las escuelas, en comparación con menos del 40% de los encuestados de los países de ingresos bajos.

“A pesar de los esfuerzos generalizados, existen grandes diferencias en la capacidad de los países para brindar a los niños y jóvenes un aprendizaje efectivo. Y probablemente existen diferencias aún mayores dentro de los países en el estímulo educativo que han experimentado los niños y los jóvenes. Nos preocupaba la pobreza del aprendizaje antes de la pandemia y también la desigualdad en las oportunidades de aprendizaje. Ahora la línea de base de aprendizaje es menor, pero el aumento de la desigualdad de oportunidades podría ser catastrófico. La tarea de reactivar el proceso de aprendizaje es extremadamente urgente”, concluyó en la conferencia Jaime Saavedra, director global de Educación del Banco Mundial.

Redacción

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios