alnavio.es

En Bolivia la justicia levanta la orden de detención contra Evo Morales y comenzará a investigar al gobierno de Jeanine Áñez

martes 27 de octubre de 2020, 14:00h

Daniel Gómez (ALN).- Evo Morales podrá regresar a Bolivia sin que lo detengan. Al expresidente, acusado de terrorismo, le anularon este lunes la orden de arresto porque “vulneraba el derecho a la defensa”. Eso dijeron los jueces. También el lunes la Asamblea Legislativa, controlada por el MAS, remitió a la Fiscalía un informe para procesar a cuatro ministros del gobierno de Jeanine Áñez.

Evo Morales todavía no sabe cuándo regresará a Bolivia / Foto: Twitter @evoespueblo
Ampliar
Evo Morales todavía no sabe cuándo regresará a Bolivia / Foto: Twitter @evoespueblo

En Bolivia la justicia se lleva todos los titulares:

El expresidente Evo Morales podrá regresar al país sin ser detenido.

Y la Fiscalía comenzará -a petición de la Asamblea Legislativa que controla el Movimiento Al Socialismo (MAS)- las diligencias para ver si procesa o no a cuatro ministros del gobierno de Jeanine Áñez, acusados de corrupción.

Ambas noticias tuvieron lugar este lunes, una semana después de que el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, arrasara en las elecciones y se convirtiera en el presidente de electo de Bolivia.

Primero se dio a conocer la no detención de Morales tras una entrevista de la cadena Unitel al presidente del Tribunal del Departamento de Justicia, Jorge Quino. Este explicó que a Morales le anulan la orden de arresto porque todavía no ha podido demostrar su inocencia. Inocencia en el caso abierto por terrorismo a raíz de las violentas protestas de los seguidores del MAS tras su dimisión en noviembre de 2019.

“El juez [el juez primero de instrucción en lo Penal de La Paz, Román Castro] ha otorgado la tutela porque en el análisis de los antecedentes se vio la vulneración de los derechos fundamentales, especialmente del derecho a la defensa. Por la información que tengo al señor expresidente se lo citó a través de edictos cuando ya se sabía que estaba viviendo en Argentina”, dijo el presidente del Tribunal de Departamento de Justicia.

Evo Morales, quien se halla refugiado en Argentina, se declara inocente y víctima de un golpe de Estado. En más de una ocasión ha dicho que quiere volver a Bolivia, pero no sabe cuándo, pues ha dejado la decisión a los movimientos sociales. Y estos manejan dos fechas. El 11 de noviembre. Fecha simbólica pues se cumpliría un año de su dimisión. O el 8 de noviembre. Día en el que su exministro Luis Arce se proclamará presidente.

“La Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia está reunida, consultando cuándo vuelvo. Me piden que vuelva el día 11 de noviembre, porque yo salí un 11 de noviembre. Es muy simbólico. Pero repito, no está definido, ellos decidirán”, declaró Morales en entrevista con la agencia AFP.

Agregó que también hay compañeros que le piden que vaya a la toma de posesión de Luis Arce. Incluso el “hermano Alberto Fernández [presidente de Argentina], tan solidario, tan humano, me ha ofrecido llevarme a Bolivia. Tengo invitación. Todavía los movimientos sociales están debatiendo. Van a decidir ellos”, reiteró a la AFP.

Poco después de la entrevista a Morales y la noticia de su no detención, la Asamblea Legislativa, controlada en dos tercios por el MAS, decidió enviar a la Fiscalía una solicitud para procesar a los ministros Arturo Murillo, de Gobierno; Luis Fernando López, de Defensa; Yerko Núñez, de Presidencia; y al ya exministro de Economía, Óscar Ortiz, despedido hace un mes por sus diferencias con Murillo.

Estos cuatro ministros de Áñez, así como el presidente de Aduana, Waldo Ramos, son acusados de corrupción. Concretamente de haber comprado materiales antidisturbios con sobreprecios para contener las protestas desatadas hace un año tras la dimisión de Morales.

Eva Copa, presidenta del Senado y lideresa del MAS, explicó que el procesamiento de estas cinco personas surge de su silencio cuando la Comisión parlamentaria los comenzó a investigar. “No aportaron información”, dijo, por lo que ahora el caso queda en manos de la Fiscalía.

La noticia no pasó desapercibida y fue la propia presidenta, JeanineÁñez, la que condenó una supuesta cruzada del MAS contra su gobierno. “El MAS recupera su costumbre de enjuiciar a los que piensan distinto. Por eso hay que recordarle que la democracia no sólo es el gobierno de la mayoría. Además, es el gobierno ajustado a ley y es el gobierno que respeta la libertad”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios