alnavio.es

Argentina rechaza la ruta de Juan Guaidó y abraza el plan de Bachelet para Venezuela

miércoles 14 de octubre de 2020, 14:00h

Redacción (ALN).- El gobierno de Alberto Fernández no apoya la ruta del líder opositor venezolano Juan Guaidó porque es “un supuesto mandatario que Argentina no reconoce” y que “nunca tuvo el ejercicio efectivo del gobierno de Venezuela”. Sí respalda el “valioso trabajo” de la alta comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Argentina se cuadra con Bachelet / Foto: Gobierno de Argentina
Ampliar
Argentina se cuadra con Bachelet / Foto: Gobierno de Argentina

Argentina quiere para Venezuela lo mismo que ha venido recomendando la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet. Al menos así lo señala el gobierno de Alberto Fernández.

¿Y qué es lo que quiere Bachelet? Como siempre repite:

- Justicia para las víctimas y castigo para los violadores de derechos humanos.

- Que se retiren las sanciones internacionales que afectan a la población.

- Una solución pacífica, política y negociada entre las partes.

Lo que no quiere Argentina es seguir apoyando el plan del líder opositor venezolano Juan Guaidó. “Un supuesto mandatario al que la Argentina no reconoce y quien nunca tuvo el ejercicio efectivo del gobierno de Venezuela”, apuntó el gobierno de Fernández este martes en un comunicado. Un comunicado que surge como respuesta a una resolución del Grupo de Lima que mostró, a excepción de Argentina, pleno apoyo al plan de Guaidó.

Tras una asamblea virtual, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Ecuador y Venezuela (representada por la comisión de Guaidó) firmaron un documento que ratificaba el apoyo a Juan Guaidó como “presidente encargado de Venezuela”. También rechazaron las elecciones parlamentarias convocadas por el gobierno de Nicolás Maduro para el próximo 6 de diciembre porque no cumplen “con las mínimas garantías democráticas”. Por último, pidieron “una respuesta común” que “contribuya a la defensa de los derechos humanos en Venezuela y a la urgente restauración de la democracia y el Estado de derecho, que ponga fin a la usurpación”.

Este último punto le pareció especialmente alarmante al gobierno de Fernández. “Preocupa el llamado del Grupo de Lima a una convergencia con actores internacionales para una respuesta común hacia la restauración de la democracia y el Estado de derecho. Este llamado a una intervención extrarregional, que surge de modo casi abierto del comunicado del día de hoy, no se corresponde con la gravedad de los problemas ni con el tipo de desafíos que enfrenta Venezuela. Mucho menos puede admitirse una vía de acción que pueda generar un precedente de consecuencias impredecibles para América Latina y el Caribe”.

El gobierno de Alberto Fernández es firme a la hora de rechazar una intervención extranjera en Venezuela. Y es firme también cuando defiende el “valioso trabajo” de Michelle Bachelet.

“Argentina comparte con la comunidad internacional la profunda preocupación por la situación de violaciones a los derechos humanos y exhorta al gobierno venezolano a investigar, juzgar y castigar a los responsables, tal como lo viene haciendo la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”, apuntó el gobierno de Fernández. “Argentina mantendrá siempre su compromiso con la defensa de los derechos humanos y sostendrá los principios de no injerencia, paz y resolución política y democrática de la crisis venezolana”.

Redacción

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios