alnavio.es

Entre amenazas y nulas condiciones de higiene: Así sobreviven los venezolanos en los centros de aislamiento de Maduro

martes 13 de octubre de 2020, 14:00h

Daniel Gómez (ALN).- Hacinados. En condiciones insalubres. Sin comida. Sin agua. Sin atención médica. Sin pruebas de coronavirus. Con amenazas. Con miedo. Así viven los venezolanos que regresan a su país y pasan por los centros de contención del coronavirus del gobierno de Nicolás Maduro, advierten Human Rights Watch y la Universidad Johns Hopkins en un informe conjunto.

La vuelta a casa de los venezolanos es un camino lleno de peligros / Foto: HRW
Ampliar
La vuelta a casa de los venezolanos es un camino lleno de peligros / Foto: HRW

“Cuando la señora esté muerta, vienen y me avisan para yo ir a ver”.

Así fue la respuesta a una mujer diabética que reclamaba su medicina a un médico, el único médico designado por el gobierno de Nicolás Maduro en el centro de aislamiento de San Antonio del Táchira.

“Si sabías que estabas enferma, ¿por qué no trajiste las medicinas?”.

Esto le dijo otro médico de Maduro a otra mujer enferma en el centro del estado Bolívar.

“Si siguen protestando, van a pagar las consecuencias”.

Con esa amenaza un funcionario militar, armado, calmó las protestas en un centro de retornados venezolanos en Apure.

“Esto parece como una cárcel. Nos tienen comiendo mal, como si nosotros fuéramos animales, como si estuviéramos pagando un delito, algo así, por haber salido del país”.

Denunció una venezolana que aun estando embarazada se vio obligada a pasar la cuarentena en un centro de aislamiento sin medidas de seguridad, y en el que escaseaban la comida, el agua y las medicinas.

Los abusos contra los retornados

Los episodios anteriormente expuestos están recogidos en Venezuela. Abusos contra los retornados, un informe conjunto de Human Rights Watch y la Universidad Johns Hopkins publicado este martes.

El texto fue elaborado con el testimonio de 76 entrevistados, entre los que se incluyen migrantes venezolanos y asociaciones independientes de derechos humanos, así como documentos oficiales del gobierno de Nicolás Maduro.

El informe muestra cómo la vuelta a casa de los venezolanos está lejos de ser reconfortante. El regreso está cargado de peligros.

Peligros para quienes se arriesgan y cruzan los caminos fuera de los puestos de control fronterizo, poniéndose en algunos casos en manos de traficantes de personas.

Peligros también para aquellos que utilizan las vías legales y quedan bajo la tutela del gobierno, el cual obliga a los retornados a pasar la cuarentena en centros de contención que en muchos casos no cumplen las medidas de seguridad, y que más bien funcionan como centros de aislamiento.

Basta con leer algunos extractos del informe:

- Los venezolanos retornados “hallaron condiciones insalubres” en los centros de aislamiento.

- Algunos reportaron que “la capacidad de estos centros estaba seriamente desbordada y había múltiples personas en cada habitación”.

- Informaron de “condiciones insalubres, como falta de agua y electricidad para hacer funcionar las bombas de agua, y de artículos básicos de higiene, como jabón”.

- También de “serias dificultades para acceder a atención médica y alimentos, incluso agua potable y fórmula para niños y niñas pequeños”.

- Advirtieron que los refugiados que protestaban por las condiciones eran “amenazados con ser detenidos”.

- Por otro lado, criticaron que las cuarentenas se prolongaban “varias semanas adicionales” a los 14 días recomendados por la Organización Mundial de la Salud “debido a las demoras en las pruebas de diagnóstico y a un protocolo de testeo innecesariamente complejo”.

- Hubo quienes denunciaron “tratos degradantes” por parte de las autoridades de Maduro.

Un plan para mejorar la vida de los retornados

Por todo lo anterior desde HRW piden a los países latinoamericanos, a las agencias de Naciones Unidas, a Estados Unidos y a la Unión Europea un plan “para proteger los derechos de los venezolanos en los países donde se encuentran”.

Un plan que incluya “un régimen de protección temporal a los venezolanos común a toda la región”. Un financiamiento total de hasta 762 millones de dólares. Un programa concreto para abordar la situación en la frontera entre Colombia y Venezuela, que es la más presionada. Y, sobre todo, un reclamo unitario para que el gobierno de Nicolás Maduro “ponga fin a las condiciones abusivas en los centros de cuarentena”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios