alnavio.es

¿Por qué la Interpol no acepta la orden de captura del gobierno de Bolivia contra Evo Morales?

viernes 02 de octubre de 2020, 14:00h

Daniel Gómez (ALN).- Es la segunda vez que la Interpol rechaza emitir una orden de captura contra el expresidente Evo Morales. Según la Fiscalía de Bolivia, el problema está en la tipificación de uno de los delitos de los que se le acusa.

La Interpol no puede intervenir en asuntos políticos / Foto: Interpol
Ampliar
La Interpol no puede intervenir en asuntos políticos / Foto: Interpol

El fiscal general del Estado en Bolivia, Juan Lanchipa, confirmó que la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) no activará la alerta roja contra Evo Morales. Esta permite la detención y extradición del expresidente, refugiado en Argentina tras el fraude electoral de octubre de 2019.

La orden de captura contra Morales la pidió el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, por los delitos de terrorismo y sedición. Desde entonces la Interpol ha rechazado hasta en dos ocasiones esta solicitud. Una en enero, y otra esta semana. Al parecer el problema está en la tipificación del delito de sedición, explicó el fiscal.

“Cuando se incorpora la figura de sedición, como en este caso, Interpol interpreta que el delito es considerado de orden político, y nos hizo conocer que no van a poder llevar adelante la detención en tanto no se levante la tipificación de ese delito”, comentó este miércoles Lanchipa.

La primera vez que la Interpol rechazó la detención de Morales fue porque “la solicitud del Ministerio Público no se adecuaba a los artículos 2 y 3 de su estatuto”. ¿Y qué dicen estos artículos?

Artículo 2. “Los fines [de la Interpol] son seguir y desarrollar, dentro del marco de las leyes de los diferentes países y del respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos, la más amplia asistencia recíproca de las autoridades de policía criminal; establecer y desarrollar todas las instituciones que puedan contribuir a la prevención y a la represión de las infracciones de derecho común”.

Artículo 3. “Está rigurosamente prohibida toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial”.

Como dijo el fiscal Lapincha, el problema reside en el delito de sedición, el cual condena los discursos y las acciones que buscan terminar con el orden establecido.

Cabe recordar que los cargos de sedición contra Evo Morales se sustentan en un supuesto audio enviado a sus seguidores en noviembre tras su renuncia.

En el audio el expresidente pedía “apretar” al gobierno interino de Jeanine Áñez bloqueando los caminos. “Que no entre comida a las ciudades”, dijo una voz parecida a la de Morales pero que todavía no se ha confirmado que es suya.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios