alnavio.es

Joe Biden quiere convencer a los latinos de Florida de que no es un socialista de extrema izquierda

miércoles 16 de septiembre de 2020, 18:00h
Daniel Gómez (ALN).- Joe Biden se encuentra ahora en Florida con todo el equipo de campaña desplegado. Aunque parte como favorito en las encuestas, el presidente Donald Trump remonta. Y remonta, entre otros motivos, porque un creciente grupo de latinos piensa que Biden es un socialista defensor de la extrema izquierda.
De momento las encuestas sitúan a Biden como favorito / Foto: joebiden.com
Ampliar
De momento las encuestas sitúan a Biden como favorito / Foto: joebiden.com

En la carrera electoral por la presidencia de Estados Unidos, el candidato demócrata Joe Biden adelanta al presidente Donald Trump en Florida, según dos encuestas publicadas este martes.

Un sondeo de la Florida Atlantic University precisó que Biden aventaja a Trump por tres puntos. El 49% de los encuestados se decidió por el candidato demócrata, el 46% por el republicano, mientras que el 5% de la muestra dijo estar indecisa.

Pero no todo son malas noticias para Trump en esta encuesta. El 72% de sus votantes estaban “extremadamente emocionados” por votarle, mientras que el entusiasmo por Biden se quedó en el 60%. Esto quiere decir que los votos de Trump están más afianzados que los de Biden. Además, “los indecisos se están decantando por el presidente”, precisó la encuesta de la Florida Atlantic University.

El otro sondeo es de la Universidad de Monmouth y coloca a Biden por delante de Trump en un rango de 50-45. También lo sitúa adelante entre los latinos con un 58-32. Esta diferencia de 26 puntos entre los latinos es ligeramente superior a la otorgada por otras casas de análisis la semana pasada. Una encuesta de la Universidad Quinnipiac de Florida dijo que Biden estaba detrás de Trump 43% a 45% entre los votantes hispanos. Y otra encuesta de la firma Equis Research encontró que Biden lideraba el voto latino por 16 puntos en todo el estado, lo cual está bastante por debajo del margen cosechado por Hillary Clinton en 2016, el cual fue de 27 puntos.

Esto último preocupa al equipo de Biden. Preocupa porque los latinos son ahora más importantes que nunca, pues hay 32 millones de latinos en todo el país capacitados para votar. Y preocupa porque desde el sector republicano de Florida están dibujando una imagen distorsionada de Biden.

¿Biden socialista?

Aunque las ideas que defiende Biden están enmarcadas en el centro político y su tono es moderado, algunos sectores lo tildan de socialista de extrema izquierda.

Sin ir más lejos, en la convención republicana celebrada en agosto, un empresario de Florida nacido en Cuba, Máximo Álvarez, comparó la agenda de Biden con las promesas de Fidel Castro. En ese mismo evento Jeanette Núñez, vicegobernadora de Florida, afirmó que si Biden llega a la Casa Blanca, desarrollaría “una política fallida entre Estados Unidos y Cuba que permitiría al régimen de (Raúl) Castro apuntalar la dictadura en Venezuela y las guerrillas marxistas que aterrorizan a Colombia y otros países”.

Para los demócratas esto no es más que una caricatura que, sin embargo, está calando entre algunos votantes. “Estamos viendo una campaña masiva de desinformación en español dirigida a nuestra comunidad que llama socialistas a Biden y los demócratas, y está teniendo efecto”, dijo a la agencia Reuters Evelyn Pérez-Verdia, estratega demócrata colombo-estadounidense.

Para confrontar la campaña de desprestigio de los republicanos, Biden tiene claro qué hacer: “Simplemente diré la verdad. Todo el mundo sabe quién es Trump”.

Promesas y dinero para captar el voto latino

Mientras, Biden ya anda en campaña en Florida sin escatimar recursos ni promesas.

En un evento este martes en Kissimmee, un núcleo de puertorriqueños de Florida, y acompañado de artistas como Eva Longoria y Luis Fonsi, Joe Biden comentó que Trump “no hace otra cosa que asaltar la dignidad de las familias hispanas una y otra vez”. Y agregó: “El futuro y el éxito de este país dependen de que los hispanos tengan las oportunidades y las herramientas que necesitan para triunfar”.

En Kissimmee, Biden también tuvo palabras de apoyo para Puerto Rico. “No voy a robar el dinero que se necesitaba desesperadamente para reconstruir la isla [Puerto Rico] a fin de construir un muro a lo largo de la frontera que no hace nada para mantener a los estadounidenses seguros. No voy a sugerir que vendamos o intercambiemos Puerto Rico. No voy a tirar toallas de papel a las personas cuyas vidas acaban de ser devastadas por un huracán [el huracán María en 2017]”.

Biden sabe que cualquier despliegue es poco para ganar Florida. Una victoria en este estado prácticamente le garantizará la Casa Blanca. Desde 1929, ningún republicano ha alcanzado la presidencia perdiendo Florida.

Al candidato demócrata también le está apoyando en Florida un viejo adversario, el empresario Michael Bloomberg, quien invertirá 100 millones de dólares para ayudar a Biden a captar votantes latinos. Bloomberg fue su rival en las primarias del Partido Demócrata.

También está invirtiendo en la campaña de Biden el grupo demócrata Unite the Country. Concretamente inyectó 1,4 millones de dólares en publicidad digital para los latinos del sur de Florida.

Entre las principales promesas hechas por Biden a los latinos está la de acabar con las políticas de inmigración implementadas por el actual gobierno. A los venezolanos en EEUU les garantizó la creación del tratado de protección temporal que Trump todavía no quiere conceder. En lo referente a Cuba, Biden dijo estar dispuesto a regresar al deshielo de las relaciones iniciado por la administración de Barack Obama, cuando Biden era vicepresidente. Y también prometió un sistema sanitario fuerte y amplio, para que nadie se quede atrás en la pandemia del coronavirus.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios