alnavio.es

Esta es la polémica que rodea al funcionario de Trump que fue electo presidente del BID

lunes 14 de septiembre de 2020, 14:00h

Daniel Gómez (ALN).- El Banco Interamericano de Desarrollo siempre había sido presidido por un latinoamericano. Hasta ahora. El próximo 1 de octubre, el estadounidense Mauricio Claver-Carone será el nueve jefe de la entidad, aunque cosechó 16 abstenciones. Abstenciones que marcan lo polémico de una elección también manchada por asuntos políticos.

Claver-Carone dice que trabajará para Latinoamérica y los latinoamericanos / Foto: WC
Ampliar
Claver-Carone dice que trabajará para Latinoamérica y los latinoamericanos / Foto: WC

Mauricio Claver-Carone será el quinto presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y el primero en los 61 años de historia de la entidad que no es de origen latinoamericano.

Fue elegido este sábado con el 66,8% de los votos. De los 48 países que participaron en la elección, 30 votaron a favor, dos en contra y 16 se abstuvieron, entre ellos Argentina, Chile, México, Perú, Trinidad y Tobago, España, así como el resto de integrantes de la Unión Europea. Y es que estos números muestran lo polémico que fue el nombramiento de Claver-Carone.

“Esta victoria es para Latinoamérica y el Caribe”, dijo Claver-Carone poco después de ser elegido. “Mi compromiso sigue siendo el mismo: trabajar con los países miembros del BID para delinear una estrategia y fortalecer al banco, responder a las necesidades de la región y crear oportunidades para la prosperidad compartida y el crecimiento económico”.

A muchos no les gustó que el nuevo jefe del BID fuera estadounidense. Tampoco gustó que fuera impuesto por el gobierno de Estados Unidos, el cual podría cambiar de color en dos meses tras las elecciones de noviembre. De hecho, la candidatura de Claver-Carone tomó por sorpresa a los gobiernos latinoamericanos, aunque pronto acabó cosechando apoyos en la región, sobre todo gracias a la buena relación de EEUU con Colombia y Brasil. Argentina y Chile, en cambio, nunca estuvieron de acuerdo. Y tampoco lo estuvieron los exmandatarios de la órbita iberoamericana.

“Una agresión a la dignidad latinoamericana”

En agosto los expresidentes Juan Manuel Santos (Colombia), Ernesto Zedillo (México), Felipe González (España), Fernando Henrique Cardoso (Brasil), Ricardo Lagos (Chile) y Julio María Sanguinetti (Uruguay) dijeron que la elección del BID “carecería de legitimidad y más pronto que tarde debiera considerarse nula”.

Lo dijeron porque para ellos la elección de Claver-Carone como candidato fue una imposición de Washington y una falta de respeto a la tradición del BID de contar con presidentes latinoamericanos.

“Constituye una grave falta de respeto hacia las reglas de convivencia hemisférica e internacional y ciertamente una seria agresión a la dignidad latinoamericana”, sentenciaron los expresidentes.

Los exmandatarios trataron de aplazar la elección al BID. Y también trató de hacerlo el gobierno de Argentina, con el apoyo de Chile y la Unión Europea. Querían garantizar “una reflexión tranquila”, la cual no se podía dar a causa de la pandemia. En Bruselas también consideraban que no era “una buena idea romper con la práctica de que el presidente del BID sea de un país latinoamericano, especialmente en vísperas de las elecciones en Estados Unidos”, dijeron al diario El País desde el entorno de Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores. Sin embargo, ni lograron aplazar la elección, ni tener un candidato que enfrentara a Claver-Carone.

¿Un presidente ideologizado?

En el fondo de la cuestión también había un asunto político, como dijo en julio el canciller argentino, Felipe Solá. “La figura de Claver-Carone no es cuestionada desde el punto de visto técnico, es cuestionada desde el punto de vista político, porque expresa el ala más dura de la ideologización de la política de Estados Unidos de su mirada hacia América”, dijo el ministro.

Y lo dicho por el ministro lo advirtieron también fuentes del Partido Demócrata en Estados Unidos. “Temo, debido a sus fuertes posturas en estos temas, que use el banco para forzar a los países a adoptar las políticas que desea como condición para otorgarles préstamos”, señaló Roberta Jacobson, quien fue subsecretaria de Estado para América Latina y el Caribe durante el gobierno de Barack Obama, tal como reseñó el portal BBC Mundo.

Claver-Carone, hijo de madre cubana y padre español, nacido en Miami, trabaja para la Administración de Donald Trump como asesor en temas de Latinoamérica y responsable del hemisferio occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. Desde ahí ha elaborado la estrategia de máxima presión contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y también ha influido en el endurecimiento de las posturas con La Habana. Antes de llegar a la Casa Blanca fue un destacado lobista en el grupo anticastrista US-Cuba Democracy PAC.

Claver-Carone asumirá como presidente del BID el próximo 1 de octubre. A partir de entonces manejará una cartera de 13.000 millones de dólares anuales en préstamos y garantías.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios