alnavio.es

Guaidó cosecha la gira internacional alineando a los aliados en una política de mayor presión contra Maduro

sábado 22 de febrero de 2020, 14:00h
Ysrrael Camero (ALN).- En lo que resta de 2020, en la medida que se incremente la presión externa pro democracia, junto con la movilización interna, brindando también oportunidades para el entendimiento con sectores del chavismo, nos podremos acercar a la realización de unas presidenciales pactadas, en condiciones competitivas.
La gira de Guaidó ha generado una estela de entusiasmo / Foto: @jguaido
Ampliar
La gira de Guaidó ha generado una estela de entusiasmo / Foto: @jguaido

La reunión del Grupo de Lima en Gatineau, Canadá, siendo anfitrión Justin Trudeau, representó otro paso en el esfuerzo de coordinación que Julio Borges y Juan Guaidó han desplegado con la comunidad internacional democrática.

Realizada bajo la estela de entusiasmo que la gira del presidente Guaidó generó en la opinión pública, el encuentro concluyó en la decisión de incrementar la presión diplomática contra el régimen de Nicolás Maduro.

Presión que se intensifica en un año en el cual ha de definirse si Venezuela gira hacia una democratización, o continúa sumergiéndose en la autocracia empobrecedora que ha llevado a más de cinco millones de personas a migrar.

Este encuentro es producto, también, de una reflexión crítica sobre las estrategias desarrolladas durante 2019, no sólo por parte del Grupo de Lima, sino también por Estados Unidos, la Unión Europea y el Grupo de Contacto, las cuales, en conjunto, no han sido efectivas para conducir a un cambio político en Venezuela.

La coordinación entre los actores tiene dos ámbitos de acción que es necesario explorar, uno externo y otro interno.

¿Convencerán a Putin los aliados internacionales de Guaidó para que apoye una elección presidencial en Venezuela?

Leer más

Primero, la imperiosa necesidad de incorporar, desde los términos más realistas posibles, a otros actores que ya están implicados, fácticamente, en el caso Venezuela: desde la Rusia de Vladímir Putin, tras las sanciones impuestas a Rosneft, hasta la Cuba de Miguel Díaz-Canel, cuya simbiosis con la Venezuela de Maduro parece reforzarse en medio de la crisis, pasando por la China de Xi Jinping, ralentizada tanto por la guerra comercial con Estados Unidos como por el pánico generado por el coronavirus.

Segundo, esa coordinación pasa por el fortalecimiento del rol y las capacidades de los actores internos. Por más presión internacional que se genere la definición del futuro de Venezuela no se dará en Washington, ni Bruselas, ni Madrid, ni Bogotá, sino que será fruto del despliegue, tanto en las calles venezolanas como en los contactos dialógicos, de la capacidad de los actores políticos y sociales internos para empujar al régimen a una negociación que haga posible que el pueblo venezolano recupere el ejercicio efectivo de su plena soberanía, a través del voto universal, directo y secreto, en un proceso electoral competitivo.

Una solución electoral es el punto en el que coinciden la gran mayoría de los actores, internos y externos, bien sean aliados de Juan Guaidó y de la democratización, bien sean defensores de Nicolás Maduro y de la continuidad del régimen revolucionario. No hay escape a la legitimidad democrática que generan los votos, es decir, la voluntad del pueblo venezolano como fuente de poder.

El canciller de Guaidó, Julio Borges, ratificó lo señalado previamente por el Presidente Encargado: la solución de la crisis venezolana pasa por la realización de unas elecciones presidenciales con garantías, lo que implica un nuevo Consejo Nacional Electoral. La Asamblea Nacional ha venido avanzando en ese sentido, no ha parado de trabajar. La realización efectiva de esta ruta, en términos realistas, requiere de la colaboración activa de actores de poder del chavismo.El Grupo de Lima incrementará la presión contra el régimen de Maduro / Foto: Cancillería

El tiempo está corriendo, la realización de unas nuevas elecciones parlamentarias es un hecho que no puede ser soslayado ni evadido por los actores internos, lo que saben las cancillerías americanas y europeas. La presión democratizadora, interna y externa, exige que se realicen presidenciales y parlamentarias durante este año. Maduro y el bloque de poder que lo acompaña, insisten en la realización exclusiva de parlamentarias dentro de su institucionalidad establecida, esperando que sus aliados externos los secunden en el proceso.

¿Dónde se encuentra el punto medio entre estas dos exigencias máximas? En lo que resta de 2020, en la medida que se incremente la presión externa pro democracia, junto con la movilización interna, brindando también oportunidades para el entendimiento con sectores del chavismo, nos podremos acercar a la realización de unas presidenciales pactadas, en condiciones competitivas.

En cambio, si la presión externa se diluye, o su escalada conduce a compactar al chavismo alrededor de Maduro en vez de dividirlo, o la movilización interna se debilita, o no se construyen los puentes necesarios con aquellos que detentan el poder real, nos estaremos acercando a unos comicios manipulados y no competitivos, lo que fortalecerá el control autoritario sobre una sociedad empobrecida.

Las sanciones a Rosneft no cambiarán la línea de Putin de apoyo a Maduro

Leer más

Entre una línea y la otra existen diversos grados de acercamiento, se abren posibilidades múltiples, pero lo único que no es flexible es el tiempo. El 5 de enero de 2021 es un hito que se acerca, al que no se puede dejar de responder, porque ese día se ha de instalar una nueva Asamblea Nacional. La presión por las elecciones presidenciales se desplegará, y su fecha de realización dependerá del choque de las fuerzas de unos y otros, el tiempo allí es móvil, es fruto de la política.

No es un tema moral, sino práctico, no deriva de nuestros deseos y voluntarismo, sino de las capacidades reales de los actores concretos. Los aliados internacionales de la democracia venezolana, que han acompañado al presidente Juan Guaidó en todas las iniciativas desarrolladas entre 2019 y 2020, reconocen las inmensas dificultades que se enfrentan en Venezuela, pero saben que no sustituyen a los actores internos. No resuelven, sino que facilitan, impulsan, promueven o inhiben. La resolución es interna, no lo olvidemos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios