alnavio.es

Esta pareja de venezolanos tenía un problema en España y lo resolvió montando un negocio que hoy es todo un éxito

viernes 17 de enero de 2020, 17:00h
Cándido Pérez (ALN).- La necesidad de enviar unos paquetes a Venezuela desde Barcelona, España, fue el acicate para que estos tres amigos venezolanos crearan Euroenvío, empresa que en cuatro años ha conseguido un lugar en el segmento del negocio de courier.
Aleska Bossa es la encargada del mercadeo de Euroenvío / Foto: cortesía
Ampliar
Aleska Bossa es la encargada del mercadeo de Euroenvío / Foto: cortesía

Aleska Bossa y su esposo Oswaldo González, buscaban el 15 de noviembre de 2015 enviar unos paquetes a Venezuela y no encontraban una empresa que lo hiciera porque Correo Express había dejado de prestar servicios a Caracas.

Aleska Bossa es directora de marketing de Euroenvío. Y dice al diario ALnavío que ese momento lo marcó todo. Fue el punto de partida para convertir aquella necesidad –la de ellos y la de muchos venezolanos en España- en una apuesta que les ha funcionado. Al punto que los primeros sorprendidos son ellos mismos.

-Más tarde probamos a enviarnos un paquete nuestro a Venezuela y llegó sin ninguna clase de problemas. Le planteamos la oportunidad del negocio a un compañero de trabajo de Oswaldo, que ya tenía más de 10 años en España, y así Julio Álvarez, se convirtió en nuestro socio.

Ya los González Bossa tenían experiencia en el aspecto logístico del negocio de courier por su desempeño en empresas en Miami, Estados Unidos. Oswaldo González es administrador al igual que Julio Álvarez. Aleska Bossa estudió comercio internacional. Los tres socios tienen 39 años.

En esta pastelería de venezolanos en Madrid una polaca se hizo adicta a los tequeños y una mujer lloró por los cachitos

Leer más

Pequeña inversión y mucho trabajo

En enero de 2016 arrancó la empresa. “Desde el primer día que empezamos a correr la voz y anunciamos que estábamos en funcionamiento, la gente llegó al local en Barcelona para ordenar envíos a Venezuela. Desde entonces no hemos parado”.

La inversión inicial para instalar Euroenvío fue de poco más de 10.000 euros. Los gastos de registrar la empresa sumaron alrededor de 3.100 euros. Luego hubo que armar la oficina.

-Comenzamos a trabajar con nuestras computadoras personales y tuvimos que invertir en material de oficina, escritorios, impresora, fotocopiadora, ese tipo de cosas, que sumaron cerca de 7.000 euros -explicó Bossa.

El dinero invertido salió de los ahorros de los tres socios y no requirieron ningún préstamo bancario. El pequeño local, que podía resultar lo más complicado de gestionar en los inicios de una empresa, ya estaba alquilado por Julio Álvarez, para otra empresa, la que dejó para asociarse en Euroenvío.

Los precios de la paquetería aérea de España a Venezuela van desde 12 euros el primer kilo, y aumenta 8,89 euros por cada kilo adicional. El kilo adicional vale 10,99 euros para el resto de Europa. Los envíos marítimos son de al menos 50 kilos, que se cobran a 2,99 euros por kilo. El precio de envío de documentos en sobres de hasta un kilo es de 15 euros.

En cuatro años la firma ha crecido al punto de que no sólo gestiona los envíos de paquetería de España a Venezuela, sino que colocan despachos en toda la Unión Europea, Colombia y Estados Unidos.

Ya cuentan con 23 oficinas en el viejo continente que remiten la paquetería hacia España, de donde salen vía aérea, dos veces por semana, y por vía marítima, una vez al mes.

-Nos sorprendió -contó Aleska Bossa- el mercado estadounidense. La cantidad de envíos es tremendamente grande. También hemos incursionado, con buena acogida, en los países nórdicos.

En sus inicios, esta empresa que arrancó en Barcelona, usó el Metro de la ciudad condal para la entrega de pequeños paquetes, luego compraron una furgoneta conducida por alguno de los socios, más adelante vinieron nuevas inversiones en vehículos y acuerdos con la empresa Correo Express para la recogida de paquetes a domicilio y desde hace cierto tiempo, lograron una alianza con DHL.

De acuerdo con la experiencia adquirida en estos cuatro años, en los meses de enero a marzo, hay una baja actividad, que vuelve a subir en mayo, sobre todo por el Día de las Madres, y se mantiene a la baja hasta agosto. Ya a partir de octubre, suben las solicitudes de envíos y esa actividad creciente llega a su tope en diciembre. “Exhortamos a nuestra clientela a iniciar sus gestiones para enviar los regalos de la temporada decembrina en octubre, porque ya en diciembre se hace muy difícil”.

Las operaciones no son fáciles con Venezuela. Se presentan problemas a diario. Cambios de todo tipo. Nuevos aranceles, nuevas medidas en las aduanas, restricciones momentáneas que obligan a cambios en la operación con España.González y Bossa tienen todo un equipo en Madrid / Foto: cortesía

Los socios, caraqueños de origen, mantienen, casi sin variaciones, los precios de los servicios cada año. Apenas en 2019 variaron un poco, sobre todo por los cambios de condiciones en Venezuela, donde también ahora cuentan con empleados y sede.

Uno de los rubros más solicitados desde Venezuela son los medicamentos, y afortunadamente Euroenvío suele cubrir ese servicio. Sin embargo, en los envíos desde las Islas Canarias tienen una restricción. Indica Aleska Bossa que “sólo se puede permitir el envío de seis cajas de medicamentos, cualquiera que sea, desde Canarias. En el resto de Europa no hay problema, si son para el uso personal”.

-El aumento del mercado en los últimos dos años ha sido impresionante, cuando salimos de nuestro país pensamos que ya se iba mucha gente, pero desde 2016 la emigración ha crecido de manera exponencial.

Eso explica que el volumen de envíos entre 2017 y 2019 se ha ido incrementando, año tras año, en más de un 100%.

Expansión de Euroenvío

Oswaldo González y Aleska Bossa vivían en Miami. Regresaron a Venezuela en 2014 pero no se adaptaron a la situación del país, por lo que decidieron salir nuevamente rumbo a España en 2015.

Llegaron inicialmente al País Vasco y luego se trasladaron a Barcelona. Los padres de Aleska ayudan con los niños de la pareja, mientras ellos están enfocados en la instalación de nuevas oficinas, la supervisión de las que ya están operativas y en general en el funcionamiento de la empresa.

Esta actriz venezolana monta una Movida Gastronómica en la radio de Madrid

Leer más

-El año pasado decidimos centralizar la operación en Madrid. Instalamos un almacén de 500 metros cuadrados y una oficina central de 100 metros en Coslada. Por eso vivimos “a caballo” entre Barcelona y Madrid.

Euroenvío también mudó la pequeña oficina pequeñita del centro de Madrid para el barrio de Las Ventas. Ahora reciben al público en la calle Francisco Navacerrada, número 6.

-Nuestros planes son crecer y cubrir nuevos destinos en Latinoamérica, pensamos que nuestras próximas oficinas estarán en Perú y Chile -destacó Bossa.

Han aprendido sobre la marcha los secretos del negocio. Resolviendo problemas en cada etapa del camino. “Antes éramos empleados de otras empresas, y ahora somos empresarios. Creo que supimos ver en nuestras propias necesidades un negocio y tuvimos la ventaja de que Julio es hijo de gallegos, y por su doble nacionalidad y el tiempo que ya tenía aquí, algunas cosas se nos hicieron más fáciles”.

Ahora que inician su quinto año de operaciones, se puede decir que Euroenvío va por buen camino. La empresa tiene oficinas propias, agentes autorizados y seis franquicias. Ofrece trabajo a 12 personas de manera directa y a 31 de manera indirecta en España. El centro de distribución en Caracas emplea a 15 personas directamente y contrata a repartidores independientes que hacen las entregas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios