alnavio.es

Estos son los 5 retos de la mujer que tiene en sus manos el destino de Bolivia

martes 12 de noviembre de 2019, 14:50h

Daniel Gómez (ALN).- Este martes se decide el futuro político de Bolivia. La responsabilidad recae sobre la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, a quien le corresponde la Presidencia interina, por mandato de la Constitución. Áñez tendrá que poner en marcha los mecanismos para que en Bolivia se produzcan unas elecciones libres. Antes, debe garantizar la seguridad de los diputados de Evo Morales, temerosos de las revueltas en La Paz. Sin el voto de estos legisladores no podrá ser nombrada presidenta interina.

Jeanine Áñez tiene que lograr el apoyo del Ejército / Foto: WC
Ampliar
Jeanine Áñez tiene que lograr el apoyo del Ejército / Foto: WC

Jeanine Áñez es la personalidad del momento en Bolivia. A ella es a quien le corresponde la Presidencia interina como segunda vicepresidenta del Senado. Por eso ahora se encuentra en la La Paz, esperando a que la Asamblea Legislativa dé luz verde a su nombramiento como mandataria este martes. “Voy a asumir el reto solamente para estar lo necesario para llamar a elecciones transparentes, para que los bolivianos tengan la certidumbre de que su voto va a ser respetado”, declaró este lunes la senadora al canal de televisión Red Uno. “Vamos a llamar a elecciones con personalidades probas, que ellas sean las que lleven un proceso electoral que refleje lo que quieren y el sentimiento de todos los bolivianos”, agregó más tarde a la prensa internacional.

¿Qué tiene que hacer Jeanine Áñez para cumplir estos objetivos?

- Garantizar que los parlamentarios de Evo Morales acudan a la Asamblea Legislativa.

Los legisladores del Movimiento Al Socialismo, MAS, son mayoría en el hemiciclo. Estos defienden a Evo Morales, pero como dictamina el artículo 169 de la Constitución, es a Jeanine Áñez a quien le corresponde llenar el vacío de poder provocado por la dimisión de Morales, su vicepresidente, Álvaro García Linera, y otras dos autoridades parlamentarias superiores a Áñez. Así que el problema de la senadora no son tanto las discrepancias ideológicas, sino la seguridad de estos parlamentarios. La Paz es ahora mismo el centro neurálgico de las protestas contra Morales y a favor de Morales.

- El apoyo del Ejército.

Las Fuerzas Armadas serán una pieza fundamental para garantizar la seguridad de los legisladores del MAS en La Paz. El Ejército también será clave para dar estabilidad al país. Si Jeanine Áñez lo consigue, se entenderá como un espaldarazo a su papel de presidenta interina. Este lunes, el Ejército salió a la calle para contener las protestas. “El mando militar ha dispuesto que las Fuerzas Armadas ejecuten operaciones conjuntas con la Policía Boliviana para evitar sangre y luto a la familia boliviana contra los actos de grupos vandálicos que causan terror en la población”, dijo este lunes el comandante del Ejército, Williams Kaliman. Hasta que Evo Morales no renunció, los militares habían evitado desplegarse para evitar más muertos. Fueron también los militares los que invitaron a Evo Morales a dimitir.

- Renovar el Tribunal Supremo Electoral.

Tres jueces del Tribunal Supremo Electoral (TSE) están presos en este momento por participar en el fraude electoral de Evo Morales. El TSE era una institución a la medida del gobierno, y no podrán celebrarse elecciones libres en Bolivia hasta que este no lo conformen técnicos independientes. Por eso Jeanine Áñez dice: “Vamos a llamar a elecciones con personalidades probas”.

- Elecciones en 90 días.

Lo establece la Constitución: El gobierno interino convocará elecciones “en un plazo máximo de 90 días”. Esto quiere decir que, si finalmente Jeanine Áñez asume la Presidencia interina, tiene que convocar unos comicios antes de la primera mitad de enero. Por eso también es importante rescatar esta frase: “Voy a asumir el reto solamente para estar lo necesario para llamar a elecciones transparentes”.

- Garantizar la participación de todos los actores.

Ni Evo Morales ni los responsables del fraude electoral pueden participar en los comicios. En Bolivia está dictaminado como delito. Eso no quiere decir que el MAS no pueda acudir a las elecciones. Son una fuerza política con un respaldo popular evidente, y la normalización democrática no se puede dar sin estos actores.

¿Qué dice la Constitución de Bolivia sobre la sucesión?

“En caso de impedimento o ausencia definitiva del presidente del Estado, será reemplazado en el cargo por el vicepresidente y, a falta de éste, por el presidente del Senado, y a falta de éste por el presidente de la Cámara de Diputados. En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días”.

Art. 169.

Jeanine Áñez se presentó al mundo entre lágrimas. “Por favor, discúlpeme si se me rompe la voz. Es muy difícil ver a los bolivianos enfrentarse, sin importar de qué lado estén. Están siendo maltratados y les pido que cesen la violencia”, dijo este lunes al llegar a la Asamblea Legislativa en La Paz, respaldada por un fuerte dispositivo de seguridad.

No era una personalidad muy conocida a ojos de la comunidad internacional. De hecho, llegó a la política por casualidad. En 2006, el partido Podemos la invitó a formar parte de las listas para la Constituyente, las cuales exigían un número mínimo de mujeres. Ella, quien era conocida por su trabajo de presentadora de TV, aceptó.

Desde entonces Jeanine Áñez ha destacado como activista, comprometida con la democracia, y con el papel de la mujer en Bolivia. En entrevista con ATB Digital en marzo de 2019 se definió de la siguiente manera: “Primero soy mujer, segundo soy parlamentaria, tercero soy activista”. En 2017, en declaraciones a la Fundación Documentación, apuntó: “Tiene que haber equidad de género en el debate. Nuestra participación debe ser tomada en cuenta. Tiene que haber un cambio de actitud. Debemos tener una mentalidad digna a través de la comunicación. Sin timidez ni miedo. El coraje tiene que ser mucho más fuerte”.

Jeanine Áñez también se define como una mujer “aguerrida, demócrata y defensora de la libertad”. Lo demostró después del 20 de octubre de 2019. El día en que Evo Morales y el TSE pararon un conteo que les era desfavorable para días después amañarlo y salir como ganador en la primera vuelta.

“¡TSE, son una vergüenza! ¿Qué les hizo parar el conteo rápido? ¡Cretinos serviles, pero el pueblo les cobrará tanta lealtad con el poder!”, tuiteó Jeanine Áñez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios