alnavio.es

94 paradojas para pensar el siglo XXI

jueves 31 de octubre de 2019, 09:00h
Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Con el permiso del lector, deseo comentar la publicación de 94 paradojas para pensar el siglo XXI, libro que presentaré en Madrid, la próxima semana, y que en unas semanas circulará en Iberoamérica y los Estados Unidos.
La irrupción de las redes sociales es una de las paradojas tratadas en el libro / Foto: Pixabay
Ampliar
La irrupción de las redes sociales es una de las paradojas tratadas en el libro / Foto: Pixabay

Durante los años 2017 y 2018, publiqué en diversos medios de Iberoamérica un centenar de artículos, agrupados bajo el título de Tendencias, haciendo un esfuerzo por exponer mis preocupaciones y expectativas con respecto al rumbo del planeta, en una seguidilla de asuntos que nos conciernen a todos. Allí presenté una agenda de problemas contemporáneos, pasando por la transición hacia una nueva economía, la crisis climática y sus causas, el estado de los derechos civiles y humanos, los movimientos migratorios y su impacto, así como los desafíos, oportunidades y riesgos que tal cúmulo de tendencias presentaba a las gobiernos locales y nacionales, y a los organismos multilaterales, con especial énfasis en el impacto social y sobre los ciudadanos.

Estamos en una era en la que los discursos -no sólo las fake news- muchas veces no guardan ni una mínima correspondencia con lo real. Se llega al extremo de hacer afirmaciones a contravía del sentido común, de los hechos, de la lógica de las cosas y de las evidencias. He allí un ejemplo de las paradojas que trabajo en el libro. La irrupción de las redes sociales y las comunicaciones digitales parecía ofrecernos un mundo más y mejor informado, con mayor acceso a fuentes para encauzar la discusión y participación del colectivo, y por esa vía fortalecer las democracias y la participación ciudadana. La paradoja es que ese no ha sido necesariamente el caso.

Las opiniones compiladas en el libro encuentran sustento en la data disponible, no cualquiera, sino aquella confiable, proveniente de organismos multilaterales, centros académicos, reconocidas empresas que investigan variables socioeconómicas y, en no pocos casos, de estadísticas provenientes de institutos oficiales de distintos países. La realidad y temas abordados aparece como lo que es: interseccional, holística, con una transversalidad asombrosa entre una fuente inagotable de hechos y fenómenos, siempre encadenados, relacionados de forma evidente o soterrada.

La compilación y revisiones para preparar el libro desembocaron en una introducción donde quedó planteado un problema lacerante: la crisis de la democracia (tanto en mi natal Venezuela como -quién lo diría- en mi país de adopción, los Estados Unidos), consecuencia de una tendencia implícita en los asuntos abordados por el libro. Esta inquietante realidad la he estudiado incluyendo mis propias experiencias en el quehacer político y académico, como emprendedor social y activista de los derechos humanos y del empoderamiento hispano.

La estructura del libro no guarda relación con el orden en que los artículos fueron publicados. Están distribuidos en ocho secciones, determinadas por afinidad temática. Sus rótulos sugieren el temario: la primera sección se llama Tiempos turbulentos, y se concentra en asuntos como la guerra de Siria, el auge del español o el declive de la clase media, de perturbadora vigencia. Le siguen La economía, salto cualitativo y cambio de rumbo; Los nuevos parámetros de la vida cotidiana; El boom de las ciudades; La sociedad a la espera de soluciones; las reinvenciones de la violencia; y Venezuela y América Latina. En conjunto, vistos como un paisaje temático, resumen con bastante proximidad mis intereses personales, profesionales y políticos de los últimos años.

¿Por qué Donald Trump no puede dejar de decir mentiras?

Leer más

Quizás sea preciso explicar el título del libro, en concreto, el uso de la palabra paradoja. Como es de suponer, definir el nombre de un libro tiene relevancia para el autor, pero también para los lectores, es el primer contacto entre ambos y da una clave de lectura. Escogí la palabra paradoja porque invoca las contradicciones que son signo de nuestro tiempo. Estamos en una era en la que los discursos -no sólo las fake news- muchas veces no guardan ni una mínima correspondencia con lo real. Se llega al extremo de hacer afirmaciones a contravía del sentido común, de los hechos, de la lógica de las cosas y de las evidencias. He allí un ejemplo de las paradojas que trabajo en el libro. La irrupción de las redes sociales y las comunicaciones digitales parecía ofrecernos un mundo más y mejor informado, con mayor acceso a fuentes para encauzar la discusión y participación del colectivo, y por esa vía fortalecer las democracias y la participación ciudadana. La paradoja es que ese no ha sido necesariamente el caso. La llegada de las redes sociales nos ha introducido en este mundo de la postverdad o la mentira emocional que ha promovido la intolerancia y la polarización e, incluso, facilitado nuevas formas de interferencia extranjera por parte de actores como el régimen de Vladímir Putin en Rusia, para influir a su conveniencia en los procesos políticos de otros países, incluyendo naciones democráticas occidentales, como sucedió en las elecciones del Brexit del Reino Unido, o la elección presidencial de los Estados Unidos en 2016. Como esa, otras paradojas están contenidas en el libro abordando los impactos del crecimiento y el consumo sobre nuestro medio ambiente, o el desplazamiento del factor humano en el mercado de trabajo por la incorporación de la informática o la robotización, entre otras fascinantes tendencias.

No pretendo que los postulados del libro se erijan como la verdad absoluta, pero sí puedo asegurar que no son expresiones de impulsividad ni resultado de una observación desprevenida del entorno. Se basan en fuentes sólidas y en una documentación en gran medida disponible en la red.

94 paradojas para pensar el siglo XXI resume mis inquietudes personales y ciudadanas. No me conformé con ordenarlas, escribirlas y publicarlas en notas aisladas. Las compilé en un libro porque aspiro a que sean objeto de reflexión y análisis, de crítica y discusión. Es mi modo de aportar al credo democrático profundamente arraigado en mi corazón y mis pensamientos.

Los invito a participar en este debate, a transitar por mis aproximaciones a estos asuntos. Confío en que la publicación del libro configurará un foro abierto para trazar modelos democráticos, económicamente sustentables e incluyentes, que favorezcan la conciliación entre el ejercicio de nuestras libertades individuales y la justicia social.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios