alnavio.es

El TLCAN 2 “cierra la puerta” a la fragmentación comercial en Norteamérica

lunes 01 de octubre de 2018, 09:47h
Redacción (ALN).- Adiós al TLCAN. Bienvenido USMCA, el Acuerdo EEUU-México-Canadá. “Celebramos el acuerdo trilateral. Se cierra la puerta a la fragmentación comercial de la región”, lanzó Jesús Seade, negociador del TLCAN 2 por parte del presidente electo mexicano Andrés Manuel López Obrador. En agosto, EEUU y México alcanzaron un acuerdo bilateral preliminar al que faltaba sumarse Canadá. Desde este domingo el tratado ya es a tres bandas.
Canadá se suma al nuevo TLCAN / Foto: Keepscases
Ampliar
Canadá se suma al nuevo TLCAN / Foto: Keepscases

Canadá y Estados Unidos anunciaron este domingo un nuevo acuerdo comercial trilateral junto con México después de meses de negociación. Se llamará Acuerdo EEUU-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés). Sustituirá al Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN). Así lo comunicaron en una nota conjunta el representante de Comercio Exterior de EEUU, Robert Lighthizer, y la ministra canadiense de Exteriores, Chrystia Freeland. A finales de agosto, EEUU y México alcanzaron un acuerdo bilateral preliminar, al que faltaba sumarse Canadá.

“Celebramos el acuerdo trilateral. Se cierra la puerta a la fragmentación comercial de la región”, escribió en Twitter Jesús Seade, negociador del TLCAN por parte del presidente electo mexicano, Andrés Manuel López Obrador. “El TLCAN 2 dará certidumbre y estabilidad al comercio de México con sus socios de Norteamérica”, añadió Seade.

“USMCA dará a los trabajadores, granjeros, rancheros y negocios un acuerdo comercial de alta calidad que resultará en mercados más libres, comercio más seguro y crecimiento económico más robusto en nuestra región”, indica la nota conjunta recogida por la agencia EFE.

Seade: “El TLCAN 2 dará certidumbre y estabilidad al comercio de México con sus socios de Norteamérica”

El comunicado agrega que el pacto fortalecerá a la clase media y creará “buenos trabajos bien pagados y nuevas oportunidades” para unos 500 millones de personas “que llaman hogar a Norteamérica”.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, expresó también en Twitter que era “una buena noche para Canadá”, en clara alusión a este acuerdo.


El objetivo es que los dirigentes de los tres países norteamericanos suscriban el pacto antes de finales de noviembre. De esta forma, permitirá al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, firmarlo antes de abandonar el cargo en diciembre en sustitución de López Obrador. El Congreso de EEUU tendrá 60 días para revisarlo y aprobarlo.

En una rueda de prensa telefónica, funcionarios de alto rango de la Administración estadounidense, que solicitaron el anonimato, explicaron que el texto del acuerdo será publicado en las próximas horas.

Nuevas normas​

Los principales obstáculos entre EEUU y Canadá se centraban en el mecanismo de resolución de disputas, que Canadá consideraba fundamental mantener frente al interés estadounidense en desmontarlo o al menos diluirlo, y el mayor acceso al mercado de lácteos canadiense por parte de EEUU.

El nuevo arreglo “reequilibrará nuestra relación comercial con México y Canadá”, dijo uno de los funcionarios de EEUU, quien subrayó que establecerá nuevas normas sobre el origen de los vehículos.

Las nuevas normas estipulan que al menos 75% de los componentes de los automóviles debe ser fabricado en Norteamérica, frente al 62,5% que establecía el TLCAN. Además, entre 40 y 45% del vehículo tendrá que ser producido por trabajadores que ganen como mínimo 16 dólares cada hora.

El responsable de EEUU detalló que el pacto ofrece, además, un mayor acceso al mercado canadiense a los productores lácteos estadounidenses (3,5%). Además, Canadá ha aceptado recortar las exportaciones de automóviles al territorio estadounidense.

“Esto va a ser real y va a cambiar la vida de las personas, va a hacer que la economía de Estados Unidos sea más fuerte y mejor”, consideró el funcionario, quien recordó que el nuevo acuerdo será revisado cada seis años, lo que permitirá a Washington “una nueva forma significativa de ventaja” para garantizar que el pacto le beneficia.

El TLCAN, en vigor desde 1994 entre México, Canadá y EEUU, engloba un billón de dólares anuales en intercambios entre los tres países, pero ha sido sometido a un proceso de renovación durante meses tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, que lo había calificado de desastre.

Redacción

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios