alnavio.es

El presidente Danilo Medina no cae en polémicas en Twitter

domingo 01 de octubre de 2017, 10:00h
Alonso Moleiro (ALN).- El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, está consciente de la importancia estratégica de las redes sociales, y parece emplearlas con cierta disciplina, pero a la usanza antigua: diciendo “presente”, sin vídeos, sin audiencias en conferencia, sin demasiados enlaces. Medina llega con cada tuit, en calidad de telegrama, justo detrás de las noticias.
Son tuits que han decidido navegar en el mar de la tranquilidad / ALN: Mariana Zapata
Son tuits que han decidido navegar en el mar de la tranquilidad / ALN: Mariana Zapata

Danilo Medina es presidente de República Dominicana y líder fundamental del Partido de la Liberación Dominicana, una de las formaciones tradicionales del país, que lleva varios años en el gobierno y que ha tenido, sin dudas, una incumbencia notoria en la mejora de los índices sociales y económicos de este tiempo.

Estamos en presencia de un dirigente socialdemócrata latinoamericano clásico. Equidistante, prudente, cordial, envasado al vacío. No muy amigo de las polémicas y los cruces amargos.

Las redes son, para Danilo Medina, presidente electo y reelecto de su país, zonas para la cordialidad y la remembranza

Lo delatan, además de la procedencia política, algunos elementos subjetivos: el bigote y el pelo entrecano; las fotos que dominan el perfil, rodeado de jóvenes deportistas en actitud embelesada; los tuits, correctos, espaciados, tocados con el ánimo de los buenos modales.

Algunos dirán que se trata de otra variante de la cordialidad del populismo: podríamos identificarlo, más bien, como una expresión más de las muchas corrientes reformistas de la política subregional.

Danilo Medina parece un político predigital: más que imágenes, se agarra duro de las letras de sus propias oraciones. Está consciente de la importancia estratégica de las redes sociales, y parece emplearlas con cierta disciplina, pero a la usanza antigua: diciendo “presente”, sin vídeos, sin audiencias en conferencia; sin demasiados enlaces. Medina llega con cada tuit, en calidad de telegrama, justo detrás de las noticias: los últimos que han ocupado su atención, por ejemplo, corresponden a las víctimas del terremoto de México, en los cuales ha expresado la correspondiente solidaridad de su nación.

Y, en tanto que primer mandatario, en Danilo Medina podemos apreciar también una cierta tendencia a hacer seguimiento a los eventos deportivos, sobre todo si en ellos hay compatriotas suyos distinguiéndose. Es una excelente manera de perfumarse con el imbatible aroma del júbilo nacional.

Puede pasar una importante cantidad de días para que Medina retome la palabra en las redes. Quien estuvo fijando su atención semanas atrás fue Luguelín Santos, campeón de atletismo, medallista olímpico y compatriota. Es una excelente manera de mantener intercambios amables con sus 634.000 seguidores.

Unos días antes, Danilo Medina estuvo recorriendo los también apacibles caminos de las efemérides nacionales.


La cuenta de Twitter de Danilo Medina está concebida para no polemizar. No lo veremos desmintiendo periodistas; criticando televisoras; despeinado en el Poder Legislativo; regresando acusaciones a sus enemigos, como hacen tantos otros.

Son tuits que han decidido navegar en el mar de la tranquilidad. El Día de la Juventud y el Día de la Madre; las proezas de los peloteros dominicanos en los Estados Unidos; la liberación del dominio haitiano. Ni siquiera tenemos acá detalles de excesos de los huracanes en las islas del Caribe de estos días.

Las redes son, para Danilo Medina, presidente electo y reelecto de su país, zonas para la cordialidad y la remembranza.

Alonso Moleiro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios