alnavio.es
Edición testing    

Libros

Rafael del Naranco (ALN).- Quedaba atrás la Primera Guerra Mundial y la mayoría de los países beligerantes seguían transitando a la sombra de un ángel tiznado de sangre en una Europa que abriría otro conflicto más desgarrado, el cual sobrepasó los 60 millones de muertos, entre ellos miles de judíos.
Céline, talento literario pero con mucho odio / Foto: WC
Céline, talento literario pero con mucho odio / Foto: WC
Juan Carlos Zapata (ALN).- Ya es hacia el final. Cuando los pretendientes a casarse con Penélope tiene que pasar la prueba. La de armar y templar el arco y una vez hecho esto, disparar la flecha que tiene que pasar por el hueco de las 12 segures. Allí está Ulises, de incógnito y cuando dice que quiere hacer la prueba, es que se produce el anuncio. Un comentario que bien pudiera estar hoy en una primera página de un diario o en las redes sociales. Y hacerse viral.
Ulises tensa el arco y mata a los pretendientes / Foto: Musadas
Ulises tensa el arco y mata a los pretendientes / Foto: Musadas
Rafael del Naranco (ALN).- Hay otros contenidos en nuestra biblioteca casera, que son hoscos, ásperos, y cuyos renglones, púas o flechas de ballesta, desgarran, abren cicatrices y escarban en las abatidas remembranzas de la memoria.
Comienzo con Pablo Picasso y termino con Borges o tal vez con Brodsky / Foto: pablopicasso.org
Comienzo con Pablo Picasso y termino con Borges o tal vez con Brodsky / Foto: pablopicasso.org
Rafael del Naranco (ALN).- El atributo humano nos circunda sobre desgajadas circunstancias, al ser evidente que de todo hay en el terreno de la viña que intentamos que cultivar. Se puede transitar sobre ella idealizando anhelos; otras veces, envolviéndola en impulsivas actitudes desbaratadas, siendo sobre uno de esos pilares donde igualmente se encaraman las diversas substancias que marcarán la trocha que se nos invita a cruzar.
Nadie sabe con certeza  las causas por las que una mente creadora  se embriaga hasta  perder la razón / Foto: Pixabay
Nadie sabe con certeza las causas por las que una mente creadora se embriaga hasta perder la razón / Foto: Pixabay
Rafael del Naranco (ALN).- En su partida de nacimiento se asentaba un apellido teutón: Curzio Suckert. Había nacido en Prato, tierra de Toscana, de padre alemán y madre italiana. Un día que desplegaba su profesión de periodista en Nápoles, un compañero de oficio le preguntó el motivo de transferirse el apellido Malaparte, y él respondió con precisión: “Bonaparte ya había uno”.
Mejor Malaparte porque Bonaparte hay uno solo / Foto: WC
Mejor Malaparte porque Bonaparte hay uno solo / Foto: WC
Rafael del Naranco (ALN).- Hace un año, comenzando el mes de abril, cruzamos la campiña norteña italiana en la que todo es progreso, armonía sobre belleza natural. Igualmente, durante siglos, historias europeas forjadas sobre luchas intestinas. En ese viaje la intención era observar y ver al ritmo de un caminante desocupado.
Claudio Magris hace un recorrido en El Danubio que no se puede olvidar / Foto: Pixabay
Claudio Magris hace un recorrido en El Danubio que no se puede olvidar / Foto: Pixabay
Rafael del Naranco (ALN).- De la obra de Gabriel García Márquez, uno, sentimentalmente, se aprieta con El amor en los tiempos del cólera, un viaje iniciático por el río Magdalena que le recordaría sus primeros pasos en los diarios de Bucaramanga con sus croniquillas de andar y ver.
El 17 de abril de 2020 se cumplen seis años de la muerte de García Márquez / Foto: WC
El 17 de abril de 2020 se cumplen seis años de la muerte de García Márquez / Foto: WC
Rafael del Naranco (ALN).- Si algo tiene el encierro del coronavirus, es un tiempo largo para poder leer, ver televisión y aburrirse. Oír en una información que el 70% de los jóvenes españoles comienza a ver en internet pornografía a partir de los 13 años, nos lleva a la porfía que sigue sin cerrarse sobre Lolita, libro del ruso-americano Vladimir Nabókov, acusado sin sentido de plagio.
Vladimir Nabókov fue acusado sin sentido de plagio / Foto: WC
Vladimir Nabókov fue acusado sin sentido de plagio / Foto: WC
Rafael del Naranco (ALN).- En estas largas jornadas encerrado en casa por el coronavirus, retorno una vez más a releer la obra de Albert Camus, el ateo creyente, que escribió: “Jamás he podido renunciar a la luz, a la felicidad de existir”. Es decir, a la vida inmensa, sublime, única e irrepetible en cada uno.
Albert Camus: “Jamás he podido renunciar a la luz, a la felicidad de existir” / Foto: WC
Albert Camus: “Jamás he podido renunciar a la luz, a la felicidad de existir” / Foto: WC
Juan Carlos Zapata (ALN).- Bolívar murió pobre y fue rico. Millonario niño, millonario joven, millonario cuando se casó y enviudó, millonario hasta que decidió entregarse a la causa de la independencia. Murió sin una camisa decente. ¿A cuánto ascendía la fortuna?
Bolívar fue rico hasta que decidió entregarse a la causa de la independencia / Foto: WC
Bolívar fue rico hasta que decidió entregarse a la causa de la independencia / Foto: WC
0,2646484375