EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

En el centro de México solo se escuchan lamentos por Ford

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Foto: Francisco Oviedo Lara

Rubén Machaen (ALN).- San Luis Potosí depende en un 70% del sector automotor. La cancelación de la planta de Ford afecta “la construcción de hoteles, restaurantes y los proveedores directos, que generarían empleos que ya no serán posibles”, dice Félix Bocard, director de Argo Construcciones. El plan de construcción de una nueva planta de la Ford Motor Company en el municipio Villa de Reyes en el estado San Luis Potosí (centro de México) se inició en abril de 2015 y fue cancelado en 2016.

Las razones van desde las más obvias, como la amenaza del entonces candidato y hoy presidente estadounidense, Donald Trump, de cobrar aranceles aduaneros de 35% a los productos Ford producidos en México; hasta las “oficiales” y “corporativas” como la inyección de capital (700.000 millones de dólares) a la planta Ford en el estado Hermosillo, y la “transformación y expansión” de la fábrica en Flat Rock Michigan.

Según The Washington Post, el motivo de la cancelación fue que el ensamblaje de automóviles “está centrado en vehículos eléctricos e híbridos que requieren menos mano de obra y más conocimiento de informática”.

Lo cierto es que desde la cancelación de la construcción de la planta, las empresas y consultoras involucradas viven una “perenne incertidumbre” sobre el destino del terreno donde se edificaría, mientras la cifra de nuevos desempleados aún no es definitiva.

A corto y mediano plazo, se espera un ambiente tenso y de incertidumbre”

Armando Loredo, director de XUE, consultora en desarrollo humano y cultura organizacional, había sido seleccionado por la Ford Motor Company para el reclutamiento de personal de lo que sería la nueva planta automotriz. “La proyección estimada consistía en la contratación de más de 2.000 trabajadores en tres años, con un ingreso aproximado de 12.000 millones de dólares”.

Loredo afirma que “no solo nuestros ingresos fueron afectados. También habíamos invertido en personal e infraestructura para atender la demanda de trabajo que una empresa como Ford Motor Company requería”.

El ingeniero Félix Bocard, director de Argo Construcciones, comenta que aún no existe un “dato exacto” de personas desempleadas a raíz de la cancelación, pero estima que “en el sector de la construcción industrial, hablamos de unas 2.000, 3.000 personas desempleadas”.

Loredo comenta que en XUE “no se ha hecho recorte de personal derivado de la negativa de Ford de instalarse en México”. No obstante, comenta que una contratista externa en el área de construcción “se vio obligada a despedir a 140 personas involucradas en el proyecto”.

-Viéndolo ampliamente, ¿cómo afecta al estado la negativa de Ford?

El terreno que albergaría la nueva planta de Ford Motor Company, hoy a la deriva / Francisco Oviedo Lara El terreno que albergaría la nueva planta de Ford Motor Company, hoy a la deriva / Francisco Oviedo Lara

-San Luis Potosí se ve afectado directamente por la pérdida de fuentes de empleo e inversión. Se prevé una caída en la llegada de familias que, directa o indirectamente, iban a trabajar en la Ford, por lo que la inversión que se inició en la ciudad (vivienda, escuela, necesidades básicas) también se verá afectada. Sin embargo, el principal factor que se ve en la ciudad a un mes del anuncio, es la incertidumbre que genera freno en la economía estatal -afirma Loredo.

Bocard coincide en que “a corto y mediano plazo, se espera un ambiente tenso y de incertidumbre. Hemos resentido directamente la cancelación de proyectos y algunos otros están demorando más tiempo del habitual, ya que hay dudas respecto a las futuras políticas que aplicará el presidente electo de los Estados Unidos”.

No todo está perdido

Bocard concuerda con Loredo cuando afirma que a raíz de la cancelación por parte de la Ford Motor Company “en el mes pasado sufrimos la cancelación de un par de proyectos listos que venían a San Luis Potosí”; sin embargo, agrega que “con la puesta en marcha de una nueva planta de BMW para 2019, vienen proyectos nuevos para el estado”.

Por su parte, Gustavo Puente, secretario de Economía de San Luis Potosí, califica de “mala noticia” esta cancelación, “tanto para México como para San Luis Potosí”. Puente, quien fue presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y hoy está a cargo de las finanzas de San Luis Potosí, señala que la construcción de una nueva planta Ford serviría para “acelerar el crecimiento económico en el centro del país” y que la discusión viró en torno al destino del terreno que el estado había donado a la empresa estadounidense.

“Hoy estamos en medio de una negociación con la empresa, y parte de esa discusión es saber qué va a pasar con el terreno y en qué condiciones va a quedar. Ellos (Ford Motor Company) tienen opción de compra, pero aún no se sabe nada”, dice.

“Actualmente, el terreno designado para la planta Ford, quedará para promover el crecimiento y arribo de nuevas empresas proveedoras y fabricantes”, afirma el secretario de Desarrollo Económico.

Reglas e incertidumbre

San Luis Potosí es un estado que depende en un 70% del sector automotor, por ello el coletazo de la cancelación va más allá del terreno. “El sector comercial e industrial del estado también está viéndose afectado: la construcción de hoteles, restaurantes y los proveedores directos de lo que iba a ser la Ford, generarían empleos que ya no serán posibles”, dice Bocard.

La planta de Ford serviría para ‘acelerar el crecimiento económico en el centro del país”

El secretario de Economía del estado es certero cuando afirma que mientras el Tratado de Libre Comercio (TLC) siga vigente, “toda la parte comercial y de relaciones e intercambios sigue igual”. Comenta que “hay que esperar a que terminen de establecerse las nuevas reglas y el nuevo esquema de relación comercial y con base en eso proceder”.

-Desde su experiencia, ¿qué pronostica?

-Desde que él (Trump) fue candidato, hablaba de cancelar el TLC; luego habló de revisarlo y después, de la necesidad de entablar una mesa de negociación. Y eso es algo positivo: el que las tres naciones estén negociando, significa que la economía mexicana importa. Creo que el señor Trump sabe lo que una relación bilateral implica y cómo ambas naciones pueden verse afectadas.

“Es cierto que la industria automotriz es un pilar muy importante en la economía de San Luis Potosí. Sin embargo, también hay un sector muy importante, que es la industria del metal y la mecánica, en la que vemos un vasto crecimiento”, concluye.

@remachaen

Deja un comentario