EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Bachelet pide diálogo para resolver de una vez el problema de la violencia en Colombia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Bachelet sigue documentando las violaciones en Colombia / Foto: WC

Redacción (ALN).- Lo ocurrido en Cali, donde han muerto 14 personas además de un centenar de heridos, ha vuelto a poner alarmas en la ONU.

Desde el viernes pasado se ha reportado la muerte de al menos 14 personas, además de que cerca de un centenar han sido lesionadas en la ciudad de Cali, en el marco de las manifestaciones que comenzaron el 28 de abril en Colombia para protestar por un proyecto de reforma fiscal del actual gobierno.

Ante la respuesta popular, la propuesta legislativa fue retirada, pero las movilizaciones continuaron para poner de manifiesto otras inconformidades por distintas problemáticas que afectan a la población.

Las últimas víctimas se suman a decenas más en distintas partes del país y, según despachos de prensa y las organizaciones de derechos humanos , la cifra de fallecidos a causa de la actuación violenta de las fuerzas de seguridad superaría los 50.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó este domingo su profunda preocupación por los acontecimientos ocurridos en Cali, la tercera ciudad del país, desde el 28 de mayo, fecha en que los habitantes de la ciudad conmemoraban un mes de paro nacional, y detalló que 54 de los muertos y lesionados registrados se debieron al uso de armas de fuego.

Michelle Bachelet señaló que su Oficina recibió informaciones sobre individuos armados, incluido un oficial de policía judicial fuera de servicio, que habrían disparado en dirección de los manifestantes, los periodistas que cubrían las protestas y los transeúntes que pasaban por ahí. El oficial de policía judicial en cuestión fue apaleado hasta la muerte por una multitud. Según algunos reportes, en algunos puntos de la ciudad, individuos privados también habrían disparado contra los manifestantes en presencia de agentes de la policía.

“Estos hechos son aún más preocupantes dados los avances que se habían logrado para resolver, a través del diálogo, el malestar social, tras el inicio de un paro nacional contra varias políticas sociales y económicas del gobierno”, afirmó Bachelet en un comunicado.

Subrayó que es crucial investigar con carácter de urgencia y de forma independiente, imparcial y transparente a todos los presuntos responsables de lesiones o muertes, independientemente de que éstos sean funcionarios del Estado, para que rindan cuentas ante la justicia.

“Pido que se ponga fin a todas las formas de violencia, incluyendo el vandalismo, y que todas las partes sigan hablando, para que se garantice el respeto por la vida y la dignidad de todas las personas”, recalcó Bachelet.

Del mismo modo, reiteró que sólo a través del diálogo se podrán resolver las demandas de los diferentes grupos, tanto los que participan en las manifestaciones como los que se oponen a las protestas.

Por otro lado, destacó el compromiso expresado por varios actores en Cali y a nivel nacional de encontrar una solución negociada y pacífica al malestar social a través del dialogo.

En otro renglón, Bachelet se refirió a las informaciones que ha recibido sobre al menos 30 personas detenidas el 28 de mayo y dijo que es necesario garantizarles su derecho un juicio justo y a las garantías procesales de los detenidos. Sobre el paradero desconocido de los detenidos, recalcó que es imperativo que se apliquen todas las medidas que hagan falta, de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos, para prevenir las desapariciones.

Deja un comentario